nav
Viernes 02 de Diciembre de 2016

Conflictos y deslizamientos de tierra pueden acelerar construcción del Tercer Templo en Israel

Si se construye el Tercer Templo “significaría que millones de musulmanes de todo el mundo sin duda harían una guerra mundial”, dijo Uri Ariel, ministro de Vivienda y Construcción de Israel.

  • Israel    
  • 6 sep 2013   

¿Qué sientes con esta noticia?

A medida que el mundo mira a Oriente Medio, estando a la expectativa de la intervención militar de EE.UU. en Siria, lo que podría dar lugar a una guerra contra Irán, otros temas terminan perdiendo fuerza en la prensa.

En el 2009, el entonces diputado y hoy primer ministro Benjamin Netanyahu afirmó: “Algunos políticos están tratando de disminuir la importancia del Monte del Templo para los judíos, refiriéndose a ello como la “Cuenca Sagrada”.

Nosotros, como judíos, sabemos que se construyó en el Monte del Templo.

El término “Cuenca Sagrada”, incluye los sitios más importantes de la antigua Jerusalén, como el área del Monte del Templo, el Monte de los Olivos, el Monte Sion y otros lugares considerados sagrados por los cristianos y los judíos.

Durante la administración del ex presidente de EE.UU. Bill Clinton, surgió una propuesta que la región debe ser administrada bajo un “régimen especial”.

Durante los primeros años de la administración de Obama, el tema volvió a surgir, esta vez encabezada por la entonces Secretaria de Estado, Hilary Clinton (esposa de Bill). En ese momento, estaba como primer ministro israelí, Ehud Olmert.

Incluso propuso que en “este sector, incluyendo parte de Jerusalén considerada sagrada para las tres religiones monoteístas, y el casco antiguo, se colocaran bajo la tutela de cinco países: Arabia Saudita, el Reino Haschemita (Jordania), o el Estado Palestino, Israel y los Estados Unidos”.

En los últimos meses, varias de estas preguntas han sido retomadas debido a las declaraciones de Uri Ariel, ministro de Vivienda y Construcción de Israel. Él es un miembro del partido nacionalista religioso Hogar Judío. A principios de julio, según él, “tenemos que construir un templo judío en el Monte del Templo”. Esto muestra un cambio claro en el discurso del gobierno israelí, que normalmente evita hablar públicamente sobre el asunto.

El 5 de julio, hablando en una conferencia arqueológica en Cisjordania, el ministro pidió que el tercer templo se construya en el sitio que ahora alberga el Domo de la Roca o Mezquita de al-Aqsa, considerado sagrado para el Islam.

“Hemos construido muchos templos pequeños”, dijo Ariel, en referencia a las sinagogas de ellos, “pero ahora tenemos que construir un templo de verdad”. En su discurso (4/9) fue más allá y dijo: “El Monte del Templo, es el lugar más sagrado para el pueblo judío, y se debe abrir en cualquier momento para todos los judios. Voy a seguir apoyando al Estado a tener plena soberanía sobre el lugar santo en Israel. Este es un tema no negociable, sin espacio para la discusión”.

De hecho, sólo estaba recordando una propuesta que está en la mente de muchos judíos, pero simplemente haciéndose eco de la declaración realizada en el 2012 por el diputado Zevulun Orlev, de su partido. Aun sabiendo el peligro, desafió, “significaría que millones de musulmanes de todo el mundo sin duda harían una guerra mundial. Sin embargo, todo es político es temporal y no genera estabilidad” y que “últimamente fui testigo de los dramáticos cambios políticos en muchos países árabes”.

Recientemente, Abdul Salam Abadi, jefe del Ministerio jordano de bienes tangibles Islámicos (Wakf), que también gestiona la explanada de las mezquitas en el Monte del Templo, acusó al gobierno israelí de obligar a la construcción del Tercer Templo, en contra de un acuerdo hecho en 1994 . El gobierno israelí lo negó.

Sin embargo, los rumores de una financiación oficial para la construcción del templo se reforzaron cuando se publicó un informe de la Radio del Ejército de Israel. Apenas el año pasado el Ministerio de Educación y el Ministerio de Cultura y Deportes de Israel, donó más de 80.000 euros para el Instituto del Templo.

El apoyo controversial fue anunciado, unos días antes que el Instituto del Templo, mostrara todos los preparativos para la reanudación de los sacrificios en el Templo que están listos, incluyendo la preparación de los “nuevos” levitas.

Israel Today, informó, al final del mes pasado, se produjo un colapso de una parte de la meseta del Monte del Templo (un total de 14 hectáreas). Desde el 2001, las autoridades israelíes han estado advirtiendo que la estructura, no es una formación natural, sino que fue construido hace siglos atrás, por lo que tiene graves problemas estructurales.

Dado que la Autoridad Palestina, comenzó a influir en el control administrativo del Monte del Templo, se introdujeron cambios en su estructura. En los últimos cinco años, es el segundo colapso cerca de la mezquita de Al Aqsa, creando un riesgo de seguridad grave y una amenaza para la estabilidad de la estructura islámica. Ya que se han detectado en un área de 190 metros cuadrados de la pared que rodea el lugar, una pendiente de unos 70 cm.

El director general del Ministerio de Asuntos Religiosos de Israel, anunció su deseo de revisar la prohibición de judíos orar en el Monte del Templo. Aunque la legislación actual permite a los judíos ascender al Monte para poder orar. La policía veta cualquier visita para evitar manifestaciones en contra de los musulmanes, que suelen atacar con piedras a los que lo intentan.

En la celebración del Año Nuevo judío, (4/9) nuevos conflictos se produjeron en el lugar durante el intento de un grupo de 50 judíos que intentaron subir a la ubicación. La policía fue llamada y detuvieron a cinco musulmanes que arrojaron piedras contra la policía y contra los visitantes del sitio.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de Jerusalem Post, Uol, Times Israel, Israel Nation News e Israel Today.