nav
Viernes 02 de Diciembre de 2016

Descubren piezas de oro cerca del Monte del Templo en Jerusalén

Uno de los aspectos más importantes es el hecho de que los objetos que fueron descubiertos a sólo 50 metros del muro sur de la Explanada de la Mezquita, que los judíos llaman el “Monte del Templo”, local donde originalmente, el rey Salomón, construyó el primer templo.

  • Israel    
  • 10 sep 2013   

¿Qué sientes con esta noticia?

Arqueólogos israelíes revelaron en una conferencia de prensa ayer lunes, el descubrimiento de 36 piezas de oro en la Ciudad Vieja de Jerusalén. El anuncio se realizó en el campus Monte Scopus de la Universidad Hebrea, que ha puesto en exhibición un medallón con un candelabro de oro y varias joyas judías talladas en oro y plata que datan de la época bizantina.

El responsable de liderar las excavaciones, es la famosa arqueóloga Dra.

Eilat Mazar, quien dijo: “Es un descubrimiento impresionante que sólo ocurre una vez en la vida”.

Uno de los aspectos más importantes es el hecho de que los objetos que fueron descubiertos a sólo 50 metros del muro sur de la Explanada de la Mezquita, que los judíos llaman el “Monte del Templo”, local donde originalmente, el rey Salomón, construyó el primer templo.

Durante años Mazar, se dedicó a realizar excavaciones en el lugar llamado “excavación ophel”, que tiene como objetivo rescatar la historia de los judíos en el área ahora dominada por las autoridades islámicas. El complejo Ofel City Wall, está situado junto a las paredes a cada lado del Parque Nacional de Jerusalén.

Este descubrimiento ayuda a los judíos a probar arqueológicamente que el templo era en realidad en esa localización algo negado por los musulmanes.

El templo original fue destruido por los babilonios en el año 586 antes de Cristo. Más tarde, Herodes construyó un segundo templo en el sitio, que fue destruido por el general Tito en la invasión de Jerusalén en el año 70.

De acuerdo con la doctora, los nuevos descubrimientos que datan del siglo VII después de Cristo, son “completamente inesperados”. “La explicación más probable es que (…) donde encontramos este tesoro tendría como objetivo poner de relieve en el que se debe construir una nueva sinagoga en un lugar cerca del Monte del Templo”, dijo Mazar.

Con más de 1.400 años de edad, las partes son importantes y aportan contribuciones a la arqueología de Jerusalén. Según Mazar, estas piezas de oro “fueron abandonadas en el contexto de la conquista persa de Jerusalén en el año 614. Después de la conquista de Jerusalén por los persas, muchos judíos regresaron a esta ciudad con la esperanza de encontrar la libertad política y religiosa, y eran la mayoría de la población. Pero los persas, con la disminución de su poder, en lugar de ponerse del lado de los judíos buscaron el apoyo de los cristianos para tomar Jerusalén”.

El hecho de que el medallón trae un dibujo de un candelabro indica que estaba conectada con el judaísmo, por supuesto. Sin embargo, ella cree que probablemente era parte de la decoración de una copia de la Torá, el libro de la Ley que se lee regularmente en las sinagogas. Parece lógico, ya que el otro símbolo grabado en el medallón era un rollo de la Torá. Las 36 monedas de oro que se encuentran en el sitio pueden indicar que se trataba de dinero para financiar la construcción de una sinagoga en el sitio.

La Dr. Mazar, explica que es “un tesoro relativamente pequeño, pero contiene tanta información, y nos enseña mucho… Las monedas nos hablan de un período específico… Y la ubicación es clara, tan cerca del Monte del Templo. Por lo tanto, tenemos suficiente información para apoyar una buena teoría, y relacionarlo con lo que ya sabemos sobre el pueblo judío en el momento: Ellos estaban deseosos de venir y edificar a Jerusalén”.

Este es un gran logro de la Dra. Eilat Mazar en los últimos meses. A principios de agosto, se descubrió un fragmento de una jarra de cerámica con la inscripción hebrea más antigua jamás descubierta. Al mismo tiempo, encontraron las ruinas de lo que fue el primer palacio del rey David.

“Yo trabajo con la Biblia en una mano y en la otra con las herramientas de excavación”, dijo Mazar. “La Biblia es la fuente histórica más importante”, resaltó la arqueóloga

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de Jerusalém Post y The Trumpet