nav
Viernes 09 de Diciembre de 2016

Israel y Hamás aceptan un alto el fuego indefinido en Gaza

Israel insiste en que ha dado un “dudo golpe” a Hamás, matando a mil milicianos y rebajando al 30% su arsenal, pero Hamás ve lo contrario, que la suya es la “victoria de la resistencia” y que el Ejército “ha fracasado”.

  • Israel    
  • 27 ago 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

Los negociadores palestinos e israelíes alcanzaron ayer un alto el fuego duradero después de 50 días de la ofensiva en Gaza. A las siete de la tarde entró en vigor el cese de hostilidades que se resistía desde hacía más de un mes. Lo mejor es que no tiene fecha de finalización, como las otras treguas temporales violadas, que no acababan con la Operación Margen Protector, en la que han muerto 2.138 palestinos —490 menores— y otros 10.

300 resultaron heridos, más seis civiles —entre ellos un niño— y 64 militares caídos, además de un centenar de heridos, entre los israelíes, publica la agencia EFE.

El acuerdo que ha convencido a israelíes y palestinos se basa en la flexibilización del cerco sobre la Franja, que Israel impone desde que en 2007 Hamás se hiciera con el poder y que ha dejado a su población al borde de la crisis humanitaria.

Como confirmó el presidente palestino Mahmud Abbas, encargado de anunciar el acuerdo desde Ramala, se abrirán de inmediato los principales pasos fronterizos con Israel para que entren ayuda médica y materiales de construcción, esenciales para una reconstrucción cuyo coste se calcula en no menos de 4.500 millones de euros.

Eso, únicamente para reparar lo destrozado por más de 5.200 ataques israelíes; las milicias palestinas lanzaron 4.562 cohetes contra Israel. El Gobierno del primer ministro Benjamín Netanyahu se negaba a dejar entrar cemento o acero por temor a que se usase, por ejemplo, para construir túneles.

El paso de Rafah, informan fuentes de la Organización para la Liberación de Palestina, también se abrirá. Al sur, frontera con Egipto, será controlado por personal del Gobierno palestino. Como destacó Abbas, convencer a Hamás de que el nuevo Ejecutivo de unidad debía asumir esta función ha llevado tiempo pero ha sido determinante.

Progresivamente, además, se ampliará la zona en la que los pescadores pueden faenar, que ha ido bajando con los años de las 20 iniciales a apenas tres. Ahora pasarán a seis. El mar es un pilar de la economía local.

Luego, pasado un mes, se retomarán los contactos indirectos entre los equipos negociadores, con Egipto de nuevo como intermediario, y se abordarán los asuntos de mayor calado, como la reconstrucción del aeropuerto y el puerto de Gaza y la liberación de un centenar de presos islamistas excarcelados en 2011 en el canje por el soldado Gilad Shalit y arrestados nuevamente este verano. Aunque ha quedado aparcada por el momento, Israel podría buscar la desmilitarización de las milicias a través de una resolución de la ONU avalada por EEUU, según la prensa local.

La fórmula —más acordada por hartazgo y presiones que por convicción— no es ambiciosa pero permite la paz. Ahora se abren 30 días de prueba de fuego.

Israel insiste en que ha dado un “dudo golpe” a Hamás, matando a mil milicianos y rebajando al 30% su arsenal, pero Hamás ve lo contrario, que la suya es la “victoria de la resistencia” y que el Ejército “ha fracasado”.

La celebración del acuerdo se abrió paso entre cascotes en Gaza. Los medios israelíes, en cambio, aunque destacaban la normalidad que retornará al sur, remarcaban que a Netanyahu se le han opuesto tres de sus ministros (Avigdor Lieberman, Naftali Bennett y Yitzhak Aharonovich, de ultraderecha). El Canal 2 afirmaba que este acuerdo con “terroristas” será el fin político de Netanyahu y Haaretz titulaba: “Hamás 1, Israel 0”, porque al menos en la Franja mejorarán la situación poco a poco.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha saludado la tregua y ha advertido de que cualquier violación sería “totalmente irresponsable”. Ha insistido, además, en que el bloqueo de Gaza tiene que acabar.