Estados Unidos podría poner en peligro el futuro de Israel

En nombre de las negociaciones de paz en la región, Kerry demostró un gran cambio en las relaciones entre EEUU e Israel. Él recientemente estuvo en territorio israelí esta semana y habló con Abbas. Esto, a su vez, insiste en que unos 200.000 palestinos árabes podrán retornar a Israel.

  • Israel    
  • 20 oct 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

Israel National News.- Estados Unidos siempre ha sido considerado como el aliado más cercano de Israel y responsable de la seguridad en la región a través de alianzas políticas y militares. Sin embargo, el gobierno de Obama ha cambiado esta relación histórica y, según los analistas, podría poner en peligro el futuro de Israel.

A lo largo de este año, el secretario de Estado John Kerry, hizo propuestas que asustaban a las autoridades israelíes.

El año pasado, ya había llamado a Palestina “país”, algo que ni la ONU reconoce oficialmente.

Kerry, fue más allá y habló con Mahmoud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina, sobre la posibilidad de que retornen unos 80.000 palestinos considerados “refugiados”.

Esto afecta en gran medida la delicada relación del gobierno del Estado judío con una minoría que vive en Cisjordania y Gaza, sobre todo después de los conflictos de este año en contra de Hamas.

En nombre de las negociaciones de paz en la región, Kerry demostró un gran cambio en las relaciones entre EEUU e Israel. Él recientemente estuvo en territorio israelí esta semana y habló con Abbas. Esto, a su vez, insiste en que unos 200.

000 palestinos árabes podrán retornar a Israel.

Su argumento es que hay familias que huyeron de Israel en la Guerra de la Independencia en 1948. Sin embargo, Israel sostiene que estos son descendientes de refugiados que no nacieron en territorio israelí y, por tanto, no tienen derecho a la ciudadanía. También observó que la mayoría de los árabes que dejaron Israel en ese tiempo, siguieron la guía de sus líderes, que amenazaron con una invasión a gran escala, que indica que los judíos serían aniquilados y que los árabes volverían pronto a sus hogares.

Como nunca se produjo esta invasión, el gobierno de Israel no les reconoce la condición de “refugiados” de guerra por lo que esta gente se cree no son más que un disfraz de demografía de palestinos árabes para debilitar la población judía que ahora es mayoría.

Sin embargo, Kerry sigue defendiendo la idea de entregar partes de Jerusalén a la Autoridad Palestina, dejando a Jordania con jurisdicción sobre los lugares sagrados de la ciudad.

El gobierno del primer ministro Benjamin Netanyahu no reconoce a Jerusalén Este como la capital de un Estado palestino, reforzando que la ciudad eterna es “indivisible”.

Con el daño en Gaza causado por la guerra con Hamas en julio y agosto, se celebró una conferencia en El Cairo para discutir la ayuda internacional. Los Estados Unidos anunciaron que con Egipto y otros donantes, pueden ayudar a reconstruir con 5,4 billones de dólares. Esta oferta dependería de un acuerdo final, ya que después de tres guerras en seis años, muchos países están cansados de financiar las reconstrucciones que duran sólo hasta que comienza un nuevo conflicto.

El ministro de Relaciones Exteriores de Israel, Avigdor Lieberman, ha advertido de que no habrá discusión “Aunque sólo sea para hacerle frente a las demandas de los palestinos, sería una pérdida de tiempo”.

El conflicto armado dejó cerca de 2.200 palestinos muertos y casi un cuarto de Gaza sufrió daños. Actualmente viven allí 1.7 millones de personas.

Ban Ki-moon, secretario general de la ONU, estuvo en Gaza recientemente. En la rueda de prensa el primer ministro palestino, Rami Hamdala fue enfático: “La única solución a la situación política es poner fin a la ocupación israelí y trabajar en la solución de dos Estados en paz y seguridad”.

El Parlamento del Reino Unido, aprobó recientemente una moción simbólica de reconocimiento del Estado palestino. Mientras que en Italia, Arturo Scotto, líder del Partido de la Izquierda Ecológica Libertad (SEL), requiere que el gobierno italiano reconozca la existencia de un Estado palestino. Un “efecto dominó” en las decisiones estadounidenses por la presión europea, sin duda puede poner en peligro el futuro de Israel como lo conocemos.