nav
Viernes 02 de Diciembre de 2016

Asesinato de cuatro rabinos puede provocar una nueva guerra en Israel

Rosenfeld, dijo que el ataque se considera un “ataque terrorista”. También dijo que los responsables fueron muertos a tiros cuando la policía llegó al lugar.

  • Israel    
  • 19 nov 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

JERUSALÉM POST, NEW YORK TIMES Y JEWISH NEWS.- Dos atacantes palestinos mataron ayer martes a primera hora a cuatro rabinos y un policía en una sinagoga del barrio ortodoxo de Har Hof, en Jerusalén Oeste, antes de ser abatidos por la Policía, según ha informado el portavoz de la Policía, Micky Rosenlfed.

La tensión sigue creciendo en Jerusalén, sobre todo en el área cerca del Monte del Templo porque el rabino Yehuda Glick recibió promovía una campaña a favor de los judíos de regresar a orar al este lugar sagrado, algo que no está permitido por los musulmanes y por tal motivo recibió un disparo.

Durante el incidente de ayer esto aumentó el clima de hostilidad. Los dos palestinos atacaran la sinagoga del barrio de Har Nof. Armados con cuchillos, hachas y revólveres, irrumpieron en el lugar donde judíos estaban orando.

La policía cerró el acceso al Monte, llamado por los islámicos la Explanada de la Mezquita. El hombre que disparó al rabino fue identificado como el palestino Moataz Hejazi, que murió en el enfrentamiento con la policía israelí en los alrededores de su casa.

Har-Nof es una comunidad de judíos ortodoxos. Sin embargo, no se dieron a conocer detalles sobre los hombres y que motivó su ataque.

Rosenfeld, dijo que el ataque se considera un “ataque terrorista”. También dijo que los responsables fueron muertos a tiros cuando la policía llegó al lugar. Los heridos (seis fieles y dos policías) fueron llevados a los hospitales para ser atendidos.

La cobertura por la prensa ha sido confusa. La página web del diario británico The Guardian publicó un reportaje ignorando que los atacantes eran palestinos. Los primeros informes publicados por la cadena estadounidense CNN dijeron que el ataque ocurrió en una mezquita. La mayoría ignora el hecho de que el ataque provocó la muerte de rabinos que estaban realizando el Shaharit el servicio matinal de oraciones.

El gabinete del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, prometió que el país “va a responder con mano firme el brutal asesinato de judíos que fueron sorprendidos por asesinos despreciables”.

También culpó a Hamas y la “campaña de incitación” liderada por Mahmoud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina, que “la comunidad internacional está ignorando de forma irresponsable”.

Según las agencias de noticias, Hamas y el grupo militante palestino Jihad Islámico elogiaron el ataque. Los muertos fueron identificados como los primos Odai Abed Abu Jamal, -22 años- y Ghassan Muhammad Abu Jamal, -32 años-. Abu Salah, que se identificó como un pariente de ellos explicó que su motivación era exactamente “garantizar la seguridad” del complejo de la mezquita y es parte de la “guerra religiosa” en contra de los judíos por la posesión del Monte del Templo.

Entre los rabinos muertos, uno nació en Inglaterra y los otros tres en los Estados Unidos, incluyendo el líder jasídico conocido Moshe Twersky, -59 años-. Debido a esto, el presidente Obama exigió que Abbas condenara los ataques. Sin embargo, las manifestaciones en Gaza y las entrevistas de líderes de Hamas y de la Organización para la Liberación de Palestina indican lo contrario. Todos están tratando a los primos como héroes y mártires de la yihad.

Los expertos dicen que los acontecimientos recientes se relacionan directamente con el conflicto de este año entre Israel y Hamás , que terminó en menos de tres meses, y mató a 2.230 personas, entre ellas 541 niños, 250 mujeres y 95 ancianos. Fue el mayor número de muertos desde la guerra contra el Líbano en 2006.

Todo comenzó con la muerte de tres seminaristas judíos en Cisjordania, el 12 de junio. Hamas, el grupo islamista que controla Gaza, se adjudicó la responsabilidad e Israel tomó represalias cuando estalló la guerra. Existe el temor de que un nuevo ciclo de violencia pudiera comenzar a finales de este año.