Rabino asegura que hay oro en los Montes de Eilat para construir Tercer Templo

Glick dijo que hay miles de millones de dólares en oro en los Montes de Eilat, que él y su socio, Yehoshua Friedman, han recibido por parte del gobierno israelí, una licencia exclusiva para extraerlo.

  • Israel    
  • 19 jun 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

Se cree que existe oro en bruto valorado en miles de millones de dólares en los Montes de Eilat en el sur de Israel, según informa el diario israelí Breaking Israel News.

En una entrevista exclusiva, el rabino Yehuda Glick, director ejecutivo de la Fundación Herencia Monte del Templo en Jerusalén, reveló la noticia que había sido mantenido en secreto durante los últimos años.

Glick es quizás mejor conocido por la misión de su vida, al asegurar que el Monte del Templo es accesible a todas las personas de todas las religiones que quieren adorar en este lugar santo.

Su dedicación al Monte del Templo le costó casi la vida en octubre del 2014 cuando un palestino atentó contra su vida, disparándole cuatro veces en el pecho, pero milagrosamente, Glick se recuperó y ahora continúa trabajando para que el Monte del Templo sea un lugar para que oren todos los pueblos.

Glick, dijo que hay miles de millones de dólares en oro en los Montes de Eilat, que él y su socio, Yehoshua Friedman, han recibido por parte del gobierno israelí, una licencia exclusiva para extraerlo.

¿Cómo descubrió esto Glick?

Él dice que todo comenzó con Friedman, investigador del Monte del Templo que había estado estudiando cada una de las 12 piedras únicas ubicadas en el pectoral del Sumo Sacerdote como se describe en la Biblia.

Cada piedra representa una de las 12 tribus de Israel.

Durante sus estudios, Friedman se dio cuenta que por no saber geología no podía apreciar adecuadamente las profundidades y los significados detrás de cada una de estas piedras. Pero esto lo condujo a su descubrimiento en 2007, cuando se dio cuenta de que el oro había sido hallado en los Montes de Eilat por un equipo de investigación de Australia, que más tarde abandonó la excavación debido a que el valor del oro en ese momento no valía la pena extraerlo.

Friedman y Glick, se dieron cuenta de que se trataba de un proyecto que tenía que ser ejecutado. Juntos y con varias otras empresas -que tratan de encontrar oro en la tierra de Israel-, se presentaron en el Ministerio de Energía e Infraestructura de Israel, la cual les dio una licitación para excavar en los Montes de Eilat.

“Debido a la extensa prueba bíblica que presentamos sobre el lugar exacto donde estaba el oro para ser encontrado, ganamos la licencia para comenzar a cavar”, dijo Glick.

Glick agregó también que el oro “en última instancia, esperamos utilizarlo en la construcción del Tercer Templo, ¡esperamos ese gran día!”, dijo.