Brasil no reconoce más a Jerusalén como capital de Israel

Existen fuertes indicios de que el Consejo de Seguridad de la ONU, deberá votar sobre una resolución para establecer definitivamente un Estado palestino. La actitud del Ministerio de Relaciones Exteriores indica que esta vez el pueblo de Israel no podrá contar con el apoyo de diplomáticos brasileños.

  • Israel    
  • 31 jul 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

El moderno Estado de Israel reconoce que el diplomático brasileño Oswaldo Aranha fue clave. Él fue nombrado Presidente de la Asamblea General de la ONU, cuando se votó y se aprobó la independencia del estado judío, después de casi dos mil años. La gratitud de los judíos es grande hoy, pues hay una calle en Tel Aviv con su nombre.

Durante muchos años los dos países han tenido buenas relaciones. Sin embargo, desde el primer mandato de Dilma, eso se ha ido deteriorando.

El año pasado, Brasil fue uno de los 29 países en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que votó a favor de la ONU para investigar las acciones de Israel contra los terroristas islámicos en Gaza (17 países se abstuvieron y apenas, EE.UU. se opuso).

Además de eso, el Embajador de Brasil en Tel Aviv fue llamado a Brasilia para consultas. Se pensaba que los países podrían romper las relaciones diplomáticas. Tras el embrollo, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Yigal Palmor, declaró: “Esta es una desafortunada demostración porque Brasil, un gigante económico y cultural, sigue siendo un ‘enano diplomático'”.

El portal Gospel Prime tuvo acceso a pasaportes de niños brasileños nacidos en Jerusalén.

Extrañamente, citan la ciudad, pero el espacio para el país se deja en blanco. Es un documento oficial, lo que demuestra que se trata de una decisión federal.

Aunque no se menciona públicamente, Brasil parece estar siguiendo el ejemplo de los EE.UU., que el mes pasado dejó de emitir pasaportes de hijos estadounidenses nacidos en Jerusalén con la identificación de la ciudad, de hecho, es en Israel.

Como los analistas predijeron, la decisión parece haber creado un efecto dominó, que influyen en otras naciones. Desde su victoria en la Guerra de los Seis Días (1967), Israel reclama Jerusalén como su capital “histórica e indivisible”. Los palestinos consideran el este de Jerusalén como “territorio ocupado”, y objeto de controversia.

Existen fuertes indicios de que el Consejo de Seguridad de la ONU, deberá votar sobre una resolución para establecer definitivamente un Estado palestino. La actitud del Ministerio de Relaciones Exteriores indica que esta vez el pueblo de Israel no podrá contar con el apoyo de diplomáticos brasileños.

La denuncia fue revelada a Gospel Prime por la pastora Jane Silva. Ella dijo que llamó a la Embajada de Brasil en Tel Aviv y habló con el director Sergio Pena. Él confirmó la orden del gobierno de Brasil y explicó que Jerusalén no pertenece al Estado de Israel.