Movimiento anti-Israel crece entre iglesias evangélicas

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dijo recientemente: “Estamos en medio de una gran lucha que se libra contra el Estado de Israel, una campaña internacional [BDS] para ensuciar su nombre. Esto no sólo afecta nuestras acciones. Afecta nuestra propia existencia”.

  • Israel    
  • 11 feb 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

El Movimiento Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) contra Israel es una iniciativa a favor de Palestina, promovida por diferentes personas e instituciones de todo el mundo. Su objetivo es presionar al gobierno del estado judío para poner fin a la supuesta ocupación israelí de los territorios palestinos que comenzó en la Guerra de los Seis Días (1967).

Entre los defensores de BDS están líderes religiosos, como el obispo anglicano Desmond Tutu, de Sudáfrica, que pasó a defender la causa en 2002.

Más recientemente, varias denominaciones cristianas comenzaron a involucrarse y anunciar públicamente que se oponen a Israel.

Esto creó un conflicto con las organizaciones cristianas a favor de Israel. Según Max Samarov, de la organización Stand With Us, el argumento básico del BDS es la “idea de que los israelíes son poderosos opresores que merecen ser presionados. Puesto que los palestinos son víctimas, cuyos líderes defienden métodos de resistencia desagradables”.

Una idea errónea es que los medios de comunicación insisten en revelarlos, ignorando el terrorismo y la ideología antisemita que guía a los líderes de Fatah y de Hamas, las principales organizaciones políticas de Palestina.

Iglesias cristianas de EEUU apoyan boicot contra economía de Israel

Las denominaciones cristianas, especialmente en EE.UU., han sido implicadas pero defendiendo al BDS. Uno de los primeros en unirse fue el Consejo Mundial de Iglesias en 2010, que reúne a decenas de denominaciones liberales de todo el mundo. En 2011, la Iglesia Unida de Canadá decidió unirse al boicot.

En junio de 2014, la Iglesia Presbiteriana de EE.UU. (PCUSA) aprobó una resolución para boicotear a las empresas israelíes. Un año más tarde, la Iglesia Unida de Cristo (UCC) aprobó una medida similar. Al mismo tiempo, la Iglesia Nacional de Finlandia, luterana, anunció recientemente su apoyo al boicot.

A principios de 2016, los fondos de inversión vinculados a la Iglesia Metodista Unida de Estados Unidos bloquearon cinco bancos israelíes a su cartera de inversiones. El informe publicado por la denominación justifica su decisión de eliminar “las empresas que se benefician de los abusos de los derechos humanos”. La medida fue celebrada por los palestinos, que lo consideran un paso más para “el fin de la opresión” de Israel.

Las medidas de BDS ya han causado un gran daño. Una encuesta de Maan News Agency, reveló que el 21% de los exportadores israelíes han tenido que bajar sus precios a causa del boicot, después de perder significativamente la cuota del mercado, especialmente en Europa.
Aunque la Unión Europea dicen que se opone a los boicots de Israel, estudia directrices para rotular productos fabricados en los asentamientos, por lo que muchos en Israel temen que esto sea un precursor de una prohibición total.

Esto generaría una pérdida multimillonaria en un corto período de tiempo, poniendo en peligro la estabilidad económica del país.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dijo recientemente: “Estamos en medio de una gran lucha que se libra contra el Estado de Israel, una campaña internacional [BDS] para ensuciar su nombre. Esto no sólo afecta nuestras acciones. Afecta nuestra propia existencia”.

Según se informa, el objetivo final del movimiento de BDS es afectar a la economía de Israel, con el fin de presionar al gobierno para que cambie su política hacia los palestinos.

Curiosamente, ninguna de estas iglesias o instituciones defensoras de boicot exige cualquier tipo de contrapartida por parte de la Autoridad Palestina, que no mantiene una gestión transparente y luego lanza misiles con organizaciones terroristas enemigas de Israel.

Tampoco pide explicaciones para la falta de libertad religiosa en la Franja de Gaza y Cisjordania, donde los cristianos minoritarios sufren constantemente a causa de su fe.

La presión para ganar más adeptos es grande. La Iglesia Episcopal ha examinado diversas resoluciones de BDS en su Convención General, pero no ha aprobado nada. El liderazgo de la Iglesia Menonita aplazó el examen de medidas similares para la siguiente Asamblea General que será el próximo año.

No es un tema político sino bíblico

Por otro lado, los grupos cristianos pro-Israel han demostrado el ultraje que las iglesias cristianas están haciendo abiertamente en contra de Israel. Uno de los más incisivos es Cristianos Unidos por Israel (CUFI, por sus siglas en inglés). Su presidente, el pastor John Hagee, dijo: “El apoyo a Israel no es un asunto político, es un tema bíblico”.

Otros grupos evangélicos están reforzando su apoyo a Israel. En septiembre de 2015, miles de cristianos de más de 80 países se reunieron en Jerusalén para mostrar su apoyo al estado judío.

Los organizadores del evento anual, que explican su afinidad con Israel se derivan de las raíces judías del cristianismo y de las promesas mesiánicas de que todas las naciones de la tierra se reunirán en Jerusalén.

De acuerdo con la Fundación Aliados de Israel, existen actualmente bancadas pro Israel en los parlamentos de 32 países.

Original