Judíos hacen sacrificios de animales después de 2000 años

Esta es la segunda demostración de este año en cómo los sacrificios funcionan. A principios de marzo, tres miembros del Sanedrín abrieron las conmemoraciones de la llegada del mes bíblico de Adar, acompañado de una reconstrucción del servicio del Templo.

  • Israel    
  • 22 abr 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

ISRAEL. – El Templo judío fue destruido por el ejército romano en el año 70. Desde entonces, los judíos cesaron sus sacrificios de animales. A pesar de que la tradición continúa entre los samaritanos, la sangre se derrama en el monte Gerizim, y no sigue estrictamente la tradición bíblica.

En 2016, por primera vez en casi dos milenios, corderos de un año se sacrificaron al aire libre por hombres que cumplen con las condiciones de ser los nuevos levitas y sacerdotes.

Aunque el Tercer Templo no está de pie, los miembros del Instituto del Templo fueron capaces de reunir cerca de 400 personas para una “ceremonia modelo” en la parte superior del Monte de los Olivos. Entre los invitados se encontraban los líderes políticos y religiosos que expresaron su esperanza de que la mezquita pronto será retirada de la parte superior del Monte del Templo.

El político Arieh King dijo que espera que Jerusalén pronto sea libre de lo que llamó “una abominación”. Al mismo tiempo, el rabino Yisrael Ariel, uno de los líderes del Instituto del Templo explica que el evento fue una “preparación” para cuando el Monte Moriá sea “limpio y consagrado” y el templo sea reconstruido.

La ceremonia tuvo lugar el día 18 de este mes después de varios antiguos rituales prescritos por la ley de la Torá, incluyendo el sacrificio de un cordero por sacerdotes Cohanim (descendientes de Aarón), la aspersión de la sangre, la quema de grasa y otras partes del cordero se ofrecieron como sacrificios en un altar. También sonaron las trompetas de plata sopladas por los levitas. La ubicación del sacrificio ceremonial era la Yeshiva Beit Orot, donde se puede ver todo el Monte del Templo.

De acuerdo con el calendario judío, que es lunar y sigue los tiempos establecidos por Dios en el Antiguo Testamento de la Pascua (Fiesta de Pessach) comienza al atardecer de este viernes, 22 de abril y se prolongará hasta la noche del sábado 30.

El rabino Ariel que lee los pasajes talmúdicos relativos al Monte del Templo explicó que esta es otra prueba de las ceremonias que se realizarán en el nuevo templo y que pronto estará listo.

Los organizadores dicen que querían ofrecer una auténtica experiencia judía “con los olores, los sonidos y los colores que se han perdido en 2000 años”. El objetivo final era “despertar en la gente el deseo de renovar este ritual del templo en nuestros días”.

El rabino Shmuel Eliyahu, un importante líder judío, hizo hincapié en que “todos los judíos practicantes, están orando por ello tres veces al día durante los últimos 2.000 años”. Él estaba feliz de ver las oraciones cantadas con acompañamiento musical después de que se sacrificaba el animal, mientras que los Cohanim llevaban las piezas ceremoniales que están listos para ser utilizadas cuando esté construido el Tercer Templo.

Renovando la esperanza

Esta es la segunda demostración de  este año en cómo los sacrificios funcionan. A principios de marzo, tres miembros del Sanedrín abrieron las conmemoraciones de la llegada del mes bíblico de Adar, acompañado de una reconstrucción del servicio del Templo.

Esta verdadera lección del Antiguo Testamento se refiere más que recordar una costumbre. Muestra cómo los preparativos para el nuevo templo son reales. Al visualizar todo en público, también ayuda a acostumbrar a los habitantes de Jerusalén a la idea de que ya existe una nueva clase sacerdotal.

En los últimos años, otros grupos judíos ortodoxos hicieron sacrificios frente al Monte del Templo en Jerusalén, tratando de seguir el ritual que se describe en los libros de Moisés, pero no tan detallados como el Instituto del Templo. Ellos lo llaman “ensayo profético”.

Para evitar conflictos con los musulmanes, el gobierno israelí no ha alentado la práctica por lo que han detenido a activistas que tratan de hacerlo.