Diputado rabino luchará por construcción del Tercer Templo

En su primer discurso, el diputado Yehuda advirtió: “Mientras estoy aquí, haré lo que esté en mi poder para poner fin a la injusticia que sucede todos los días en el lugar más sagrado en el mundo”.

  • Israel    
  • 30 may 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

ISRAEL. – Aunque nació en los Estados Unidos, Yehuda Glick, es uno de los rabinos con mayor visibilidad en Israel en los últimos años. Él es director ejecutivo del Instituto del Templo, desde hace años hace campaña para expandir el acceso judío al Monte del Templo. También aboga por la inmediata construcción del Tercer Templo.

Al asumir como el nuevo miembro del Parlamento Israelí (Knesset), él tuvo que renunciar a su ciudadanía estadounidense y someterse a la prohibición, al igual que todos los demás parlamentarios, hasta subir al Monte del Templo.

Él pertenece al partido Likud, partido del primer ministro Benjamin Netanyahu, que buscó que se reemplaza al anterior ministro de Defensa, Moshe Yaalon. Su reemplazo es Avigdor Lieberman. Con él y Glick, el escenario político israelí asume una configuración más identificada con el ultranacionalismo.

Esto significa menos diálogo con los palestinos sobre una división del territorio israelí, en la llamada “solución de dos estados”.

El rabino Glick, se hizo conocido después de sobrevivir a un intento de asesinato hace dos años cuando un palestino le disparó cuatro veces a quemarropa en el pecho.

El hecho es que ahora es un miembro del Congreso y con fuerza política. Esto generó expectativas sobre cómo se va a luchar por la reconstrucción del templo, asunto evitado por el gobierno. Después de todo, él todavía continúa ligado al Instituto del Templo.

En su primer discurso, el diputado Yehuda advirtió: “Mientras estoy aquí, haré lo que esté en mi poder para poner fin a la injusticia que sucede todos los días en el lugar más sagrado en el mundo”.

Alianza con musulmanes que creen en Jesús

El rendimiento del rabino Yehuda Glick está marcada por diferentes temas proféticos. Después de todo, él es uno de los grandes defensores de la reanudación de los sacrificios en lo que será el Tercer Templo. Sin embargo, el año pasado se realizó una visita a Turquía y participó en una reunión con los líderes religiosos musulmanes, siendo recibido como un invitado de honor.

Dijo en el momento, que él estaba allí para “promover el diálogo entre creyentes en un Dios. Cuando hablo de la libertad de religión, de derechos humanos, el respeto de todos los demás, esto es lo que quiero decir. Mi misión está profundamente ligada a la visión de los profetas que se tornaron al Monte del Templo, una casa de oración para todas las naciones”.

Uno de los líderes musulmanes aliados a Glick es Adnan Oktar, conductor de un programa de televisión exhibido en todo el Oriente Medio. Él aboga por una alianza entre judíos y musulmanes. Además, habla abiertamente sobre la llegada de un Mesías musulmán [Mahdi], que pronto será revelado al mundo. Sin embargo, advierte que antes de eso, ocurrirá el regreso de Jesús, que los musulmanes lo llaman el “profeta Isa”.

Jesús tendría la función de ayudar al Mahdi en su misión de convertir al mundo al islam. Su aspecto sería para revelar que él no es el hijo de Dios, que no fue ni crucificado y que resucitó de entre los muertos. Él te diría, que, de hecho, es un seguidor del islam. Para demostrar su condición hará muchos milagros, según creen los musulmanes.

Oktar, apoya la reconstrucción de un templo en la cima de la montaña, pero al lado de las Mezquitas. Dijo que trata de influir en otros líderes islámicos para apoyar la construcción de este templo. Sin embargo, la declaración más sorprendente fue: “Vamos a ver al Mesías, vamos a ver el Templo de Salomón, vamos todos juntos a orar allí, si Dios quiere”.