Presidente de Palestina, culpa a Israel del terror mundial

En la parte final de su discurso, Abbas hizo una promesa infundada. “Para que el terrorismo acabe, tenemos que crear un estado palestino, cuya capital sea Jerusalén Oriental …

  • Israel    
  • 24 jun 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

Una decisión de la Asamblea General de la ONU aprobó por mayoría a Palestina como Estado observador no miembro en noviembre de 2012. Poco más de dos años después (por 488 votos a favor y 88 en contra), el Parlamento Europeo apoyó una “solución de dos Estados” y reconoce “en principio” la existencia de un Estado de Palestina. En ese momento, se anunció que Hamas sería removido de las listas de grupos terroristas.

Oficialmente, Islandia y Suecia son los únicos países europeos que reconocen a Palestina como una nación independiente, incluyendo Cisjordania, la Franja de Gaza y Jerusalén Oriental como su capital.

Los parlamentos de Portugal, Irlanda, Francia, España e Inglaterra han llamado a sus naciones a hacer lo mismo. El Vaticano – cuyo régimen es único –  hizo el anuncio oficial en 2015. Brasil anunció el reconocimiento en 2010, todavía en el gobierno de Lula, anunciando una donación de 10 millones de dólares para Hamas y la donación de un terreno de 16.000 metros cuadrados en una zona privilegiada de Brasilia para la construcción de una embajada de Palestina.

El jueves (23) se dio un paso importante en el intento por parte de los palestinos para convencer al mundo que viven bajo la “ocupación” de Israel desde 1967. En la reunión del Parlamento Europeo en Bruselas, el discurso de Mahmoud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina, fue llena de declaraciones de impacto y verdades a medias, y repitiendo las mismas mentiras de siempre

En la parte final de su discurso, Abbas hizo una promesa infundada. “Para que el terrorismo acabe, tenemos que crear un estado palestino, cuya capital sea Jerusalén Oriental … Una vez que esa ocupación [de Israel] acabe, el terrorismo va a terminar … Si bien no lo hace, el extremismo y el terrorismo no tendrá fin en el Oriente Medio y en todo el mundo”.

A través de un argumento cuestionable y un fallo lógico, trató de culpar al gobierno de Israel de los ataques que se llevan a cabo en todo el mundo en el nombre de Alá, así como los asesinatos de cristianos, yazidis y judíos por extremistas como el Estado Islámico.

Para Abbas, es necesario que la Unión Europea le detenga la ayuda a Israel, pero sin especificar cómo se haría. Aun así, fue aplaudido por los europarlamentarios al final.

Martin Schulz, presidente del Parlamento Europeo, declaró públicamente que “ayudar a garantizar la estabilidad y el buen funcionamiento de Palestina es un deber moral para la Unión Europea”.

Curiosamente, el presidente de Israel, Reuven Rivlin, que habló el día anterior en el mismo Parlamento, anunció que estaba dispuesto a reunirse con Abbas. La solicitud fue denegada por la delegación palestina.

Sin embargo, en un comunicado de prensa, Abbas dijo: “Nuestras manos están extendidas, con el deseo de lograr la paz”. No explicó las razones de su negativa. La respuesta de Rivlin fue: “No podemos construir confianza entre nosotros, si no comenzamos a hablar directamente, sin intermediarios”.

Contradicciones de un líder terrorista

Después de haber sido presionado por el gobierno de Estados Unidos, Israel aceptó el Acuerdo de Oslo, cuando fue creada la Autoridad Palestina (AP) en sustitución por la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), un grupo político con un brazo terrorista. Fue un “primer paso” para la fundación de un Estado palestino independiente.

En 2005, Abbas fue elegido presidente de la AP, pero él administra apenas Cisjordania en nombre de su grupo político-militar Fatah. La Franja de Gaza es controlada por Hamas, reconocido como un grupo terrorista por muchos países. Aunque tiene antecedentes religiosos de diferencias políticas, Fatah y Hamas, se unen cuando se trata de atentados terroristas contra Israel.

La semana pasada, por ejemplo, anunció una campaña promovida por los líderes de la Autoridad Palestina y Hamas, advirtió a la población que los musulmanes palestinos que venden sus propiedades a judíos en Jerusalén serán procesados ​​por traición a Alá y pueden ser asesinados por ello.