nav
Miércoles 30 de Noviembre de 2016

Festival en Jerusalén promueve fundación de “única religión mundial”

Objetivo es crear “una única casa para las tres grandes religiones del mundo”

  • Israel    
  • 16 ago 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

El único país con democracia plena en el Oriente Medio, Israel será el anfitrión de un festival de artes. Llamado Mekudeshet, quiere ser un precursor de la religión mundial. El material promocional afirma que los cristianos, judíos y musulmanes se reunirán en la Ciudad Santa para una “reunión espiritual”, por lo que es verdaderamente el “Amen de una casa de oración para todos los que creen”.

De acuerdo con el sitio del proyecto, el objetivo de la reunión que reunirá a miles de personas en septiembre, es la creación de “una sola casa para las tres grandes religiones del mundo, donde pueden aprovechar los antiguos poderes de la ciudad para inspirar a los artistas, músicos y personalidades de la cultura de todo el mundo tratando de redefinir su arte y tradiciones hacia una conexión”.

El director artístico Itay Mautner explica el objetivo: “Vamos a ver si es posible, a pesar de todas las dificultades y los obstáculos del terreno, crear una nueva realidad”. También dice que la espiritualidad es un elemento central al hacer una llamada a prácticas de oración individual y colectiva. Se reunirán en el Jerusalém Music Center, donde se harán invocaciones en árabe, hebreo y copto, cada uno reclamando el nombre de su dios.

Eventos como este por lo general hacen un llamamiento a la unidad en el nombre de un mundo mejor, pero para ello piden que dejar de lado “viejas creencias”. Esto es exactamente lo que puede inducir al error, cree Jennifer LeClaire, columnista de la revista Charisma.

Autora de libros sobre la oración y el avivamiento, LeClaire entiende que este discurso artístico es una preparación para “un intento de redefinir la religión”. Ella insiste en que la gente puede buscar a Dios de muchas maneras, pero eso no quiere decir que todos tienen razón, porque sólo hay un camino hacia el Padre, a través de Jesús.

Ella cree que la iglesia tiene que estar atenta a este discurso tan común entre las generaciones más jóvenes, dirigida a la consecución de la paz mundial a través de eventos culturales. Para la autora, muchas canciones cantadas hoy llevan este mensaje de paz que es falso, pues prescinde sin Dios.