nav
Miércoles 30 de Noviembre de 2016

Antigua inscripción islámica reconoce conexión judía con Monte del Templo

Dos estudiosos musulmanes han descrito previamente la inscripción, lo atribuyeron al siglo VII, el tiempo de Umar. Los investigadores israelíes, presentaron la semana pasada sus hallazgos en una conferencia sobre la arqueología de Jerusalén.

  • Israel    
  • 3 nov 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

ISRAEL. – Una inscripción encontrada recientemente en una mezquita cerca de Hebrón (Israel) ofrece una perspectiva sobre cómo, hasta mediados del siglo 20, el mundo musulmán consideró la Cúpula Dorada de Jerusalén (o “Domo de la Roca”) como el sucesor de dos antiguos santuarios judíos que hace años estuvieron en la parte superior del Monte del Templo como se menciona en la Biblia.

La inscripción de la mezquita de Umar en Nuba (un pueblo situado a unos 26 kilómetros al suroeste de Jerusalén), menciona la ciudad como una donación para la Cúpula y la Mezquita de Al-Aqsa.

Pero lo que es sorprendente es que la Cúpula de la Roca hace referencia en el texto como “la roca de Bayt al-Maqdis” (“El Templo Sagrado”), una traducción literal del término hebreo para el templo en Jerusalén que los primeros musulmanes solían referirse a Jerusalén en su conjunto, y el santuario de la Cúpula Dorada en particular.

La tradición local atribuye la construcción de la mezquita al Califa Umar ibn al-Khattab. Bajo su gobierno los ejércitos árabes conquistaron Jerusalén y el resto de Palestina bizantina a mediados del siglo VII. Fue bajo su eventual sucesor Abd al-Malik, el quinto califa, que la construcción de la mezquita se completó en el año 691 d.

C.

El bloque de piedra caliza en que fue tallado el manuscrito está por encima del ‘mihra’b de la mezquita (el nicho que apunta a la Meca), y dice: “En el nombre de Dios, el clemente, el misericordioso, este territorio, Nuba, y todos sus límites y toda la zona, son una donación para Bayt al-Maqdis y la mezquita de al-Aqsa, que fue dedicado por el comandante de los fieles, Umar ibn al-Kattab para la gloria de Alá”.

Dos estudiosos musulmanes han descrito previamente la inscripción, lo atribuyeron al siglo VII, el tiempo de Umar. Los investigadores israelíes, presentaron la semana pasada sus hallazgos en una conferencia sobre la arqueología de Jerusalén, fechada en los siglos IX y X, con base en la ortografía y la formulación de la escritura árabe en comparación con las inscripciones dedicatorias de las mezquitas en Ramle y Bani Naim.

La historia negada

En dos resoluciones recientemente elegidas por la UNESCO (ONU), citan que no hay lazos históricos entre los judíos y el Monte del Templo por lo que el sitio ahora se llamará oficialmente sólo por sus nombres musulmanes “Mezquita Al-Aqsa / Al-Haram Al-Sharif”.

Las decisiones fueron duramente criticadas por el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, quien llamó a esto un “teatro de lo absurdo”. “Obviamente, ellos nunca han leído la Biblia”, dijo el ministro en el momento. “Pero yo aconsejaría a los miembros de la UNESCO a que visiten el Arco de Tito en Roma, donde se puede ver lo que los romanos llevaron allí, después de que destruyeron y saquearon el Monte del Templo hace dos mil años. Usted puede ver grabado el arco de la menorah de siete brazos, que es el símbolo del pueblo judío y en la actualidad el símbolo del estado judío”.

“Ciertamente, la UNESCO va a decir que el emperador Tito era una parte de la propaganda sionista,” resaltó Netanyahu.