nav
Martes 12 de Diciembre de 2017

Sanedrín planta árboles que servirán de leña para Tercer Templo

“Cuando se construya el Templo, necesitaremos millones de estas varas. La semana pasada, se plantaron 30 árboles de granada. Esto es claramente un paso pequeño, pero son los avances en la preparación de todo lo que necesitamos después de que el Templo esté construido”.

  • Israel    
  • 3 mar 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

ISRAEL. – El nuevo Sanedrín – introducido en los últimos años en Israel – está restaurando el llamado “Bosque del Templo”, a partir de la plantación de árboles que proporcionan los productos utilizados en las ofertas y también leña que será quemada en los sacrificios para el Tercer Templo.

El rabino Hillel Weiss, portavoz del Sanedrín, explicó que el Templo fue central en Israel en los tiempos bíblicos, una nación en gran parte agrícola, fuertemente ligada a su tierra.

“Cuando la gente piensa en los sacrificios, sólo recuerda los animales y sangre”, señala Weiss. “Pero la mayoría de los sacrificios eran, de hecho, también de plantas cultivadas en diferentes partes de Israel”.

Muchos de los elementos utilizados durante las ceremonias de adoración diarias del templo eran productos agrícolas – cereales, verduras, frutas – con funciones específicas. Por ejemplo, el aceite de oliva se utiliza como parte de varios sacrificios, o en la fabricación de “tortas”. El vino es bebido o para libación, se produce a partir de vides cultivadas usando un método específico.

El rabino señaló incluso algunos aspectos menores del servicio del Templo que exigieron enormes recursos agrícolas.

“El Talmud (tradición) dice que el cordero de la Pascua debía ser asado en el palo de un árbol de granada”, recuerda. “Cuando se construya el Templo, necesitaremos millones de estas varas. La semana pasada, se plantaron 30 árboles de granada. Esto es claramente un paso pequeño, pero son los avances en la preparación de todo lo que necesitamos después de que el Templo esté construido”.

Otro aspecto a tener en cuenta es que el altar debe ser siempre tres pilas de madera. El primero se utiliza para quemar el sacrificio de animales; el segundo para producir carbón vegetal utilizado en la quema de incienso y el tercero alimenta el fuego perpetuo del altar. Todos siguen cuidadosamente las instrucciones de la Biblia y la antigua tradición judía.

El capítulo 6 de Levítico explica que era la tarea de los sacerdotes poner la madera para quemarla todas las mañanas. Esto fue considerado como parte del sacrificio. En la época del Segundo Templo, se proporcionó la madera como una ofrenda anual, según Nehemías 10:35.

Hay muchas plantas diferentes necesarias para el Templo y cada una requiere condiciones especiales de cultivo. Los nuevos bosques del Templo están dispersos en todo el territorio de Israel, se están observando las condiciones adecuadas para cada planta.

En las colinas de Hebrón fueron plantados 30 cedros del Líbano y varios árboles de granada. En Kochav Hashachar en la frontera del Valle del Jordán, se plantaron cientos de viñedos rodeados de cedros. En Shaarei Tikvah en Samaria, será producida la canela, uno de los 11 ingredientes de incienso del Templo que será producido. Siete palmeras se plantaron en el desierto de Negev a fin de producir el suministro de Shavuot [Tabernáculos].

De acuerdo con el Sanedrín, la idea es tener un bosque dedicado al Templo inspirado en la historia de Abraham que plantó un bosque en Beerseba (Génesis 21:33).

El rabino Weiss explica que se trata de un gesto muy significativo por el cual el país experimentó grandes incendios a finales del año pasado donde se quemaron miles de árboles. Hay varias iniciativas de reforestación en suelo israelí.

“El Templo como casa de oración para todas las naciones, fue concebido como un tikkun (instrumento de corrección) para todo el mundo. Iniciar la tradición de tener plantas en Israel dedicados al Templo para mantenimiento, también sirve como un ejemplo para la conservación de estas plantas en otros lugares”, concluye.