nav
Lunes 29 de Mayo de 2017

Rusia presiona a Israel para dividir Jerusalén con los palestinos

Moscú dice que sigue “los principios adoptados por las Naciones Unidas” para un acuerdo entre israelíes y palestinos.

  • Israel    
  • 8 abr 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

MOSCÚ, RUSIA.- Una decisión inesperada y sin precedentes fue hecha por la Rusia el jueves 6, Moscú anunció el reconocimiento de Jerusalén Oeste como capital de Israel. De este modo, por primera vez en la historia moderna hace este tipo de reconocimiento.

Desde el plan de división de 1948, Jerusalén, con todos sus lugares sagrados, se consideró una “ciudad internacional”. La ciudad de Jerusalén celebra 50 años de reunificación, conquistada el 10 de junio de 1967, después de una victoria militar contra la invasión de los tres ejércitos: Egipto, Siria y Jordania.

Mientras que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, todavía habla del desplazamiento de la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén, la decisión de Rusia se anunció, tomando a todos por sorpresa. No está claro lo que motiva a los países y si su esfera de influencia hará que otras naciones hagan lo mismo.

Pero la decisión de Rusia también asiente con la cabeza a sus aliados islámicos, al tiempo que reconoce el Oeste de Jerusalén como capital de Palestina.

“Reafirmamos nuestro compromiso con los principios adoptados por la ONU para un arreglo palestino-israelí, incluyendo el estatus de Jerusalén Este, como capital del futuro Estado palestino.

Al mismo tiempo, hay que afirmar que, en este contexto, vemos el oeste de Jerusalén como capital de Israel”, dijo el Ministerio de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia en un comunicado.

El gobierno israelí se negó a comentar sobre el anuncio. “Lo estamos estudiando”, dijo el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Emmanuel Nahshon. No se sabe si el gobierno israelí aceptará de buen grado el reconocimiento de sólo una parte de Jerusalén como su capital.

El jueves, el primer ministro Benjamin Netanyahu habló por teléfono con el presidente Vladimir Putin sobre el reconocimiento de Jerusalén Oeste como capital. Una transcripción de la conversación proporcionado por la oficina de Netanyahu muestra que los dos líderes discutieron el ataque terrorista en San Petersburgo, así como el ataque contra la población civil en Siria y el uso de armas químicas.

Lo que parece especialmente problemático para Israel es la referencia a “los principios adoptados por la ONU para un arreglo palestino-israelí”. Probablemente esta es la razón para el escepticismo en Jerusalén, como todas las decisiones vinculantes de la ONU, más recientemente, la Resolución 2334 del Consejo de Seguridad, exigen el establecimiento de un estado palestino en las líneas anteriores a 1967, con Jerusalén Oriental como su capital.

“Moscú está profundamente preocupado por la situación en el conflicto palestino-israelí. Palestina e Israel no han hecho negociaciones políticas en los últimos tres años y la situación en la región se ha deteriorado”, dice el comunicado del Ministerio ruso.

“El bloque de proceso de paz en Oriente Medio ha creado las condiciones para acciones unilaterales que socavan el potencial de una solución al problema palestino internacionalmente aceptada, cuando los dos estados – Israel y Palestina – puedan vivir en paz y seguridad entre sí y con sus vecinos”.

La declaración refuerza el apoyo de Rusia a una solución de dos estados, que se describe como una “opción perfecta donde todos los parámetros concretos de una solución para toda la gama de cuestiones relativas a la situación de los territorios palestinos, incluida Jerusalén, deben coordinarse en conversaciones directas entre las partes involucradas”, concluye el documento ruso.

Es de destacar que la postura de Rusia fue anunciada una semana después que la Liga Árabe, con el apoyo de la ONU, ofreció una reconciliación histórica con Israel. La condición para la paz es que el estado judío ceda las tierras que recuperaron en la guerra de 1967. En la práctica, esto significaría dividir Jerusalén y dejar los asentamientos en Judea y Samaria, según informa Times of Israel.