Líderes islamistas piden que musulmanes se unan para “tomar” Jerusalén

Los líderes religiosos y las políticas quieren la unión de los islamistas

  • Israel    
  • 26 jul 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

ISRAEL.- El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, pidió ayer martes a los musulmanes de todo el mundo que “visiten” y “protejan” a Jerusalén del control de Israel. En medio de los conflictos de los últimos días, el gobierno israelí cedió a las presiones y retiró los detectores de metal de la entrada del Monte del Templo, lo que fue visto como una señal de debilidad.

Erdogan convocó a los fieles islámicos a ir a Jerusalén y visitar la mezquita de Al Aqsa, que está en lo alto del Monte, siendo el tercer lugar más sagrado del Islam.

“Bajo el pretexto de luchar contra el terrorismo, se trata de un intento de robar la mezquita Al-Aqsa de los musulmanes”, afirmó el líder turco.

“Israel tomó un camino peligroso. Al ocupar la mezquita de Al Aqsa, Israel sobrepasó los límites”, afirmó Erdogan, añadiendo que Turquía reconoce tanto a Palestina como a la nación, cuya capital es Jerusalén oriental, pero que Israel tiene su capital en Tel Aviv.

Insistió además que “cuanto más defendemos a Al-Aqsa, más feroz será la resistencia. Si los soldados israelíes están ensuciando a Al-Aqsa con sus botas, es porque no podemos defenderla decentemente.

Defendamos Palestina así como defendemos La Meca y Medina”.

Para el presidente turco, los problemas de “Palestina” comenzaron con la caída del Imperio Turco Otomano, que dominó Jerusalén entre 1517 y 1917.

Reacción de Israel

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Emmanuel Nahshon, respondió a Erdogan, diciendo que el discurso del presidente turco era “delirante” y “distorsionado”. “Los días del Imperio Otomano acabaron”, continuó Nahshon. “La capital del pueblo judío era, es y siempre será Jerusalén. A diferencia del dominio pasado, en esta ciudad el gobierno está comprometido con su seguridad, libertad, libertad de culto y respeto a los derechos de todas las minorías”.

La provocación de Erdogan fue interpretada por expertos como parte de una batalla entre líderes musulmanes por la influencia en Jerusalén y el Monte del Templo. Ha venido haciendo este tipo de amenaza de invasión repetidas veces en los últimos años.

Otras amenazas

En esos días, los accesos de la Ciudad Vieja de Jerusalén fueron tomados por palestinos, que acusan a Israel de intentar expandir su control sobre su lugar sagrado. En señal de protesta, además de las oraciones en las calles, muchos islámicos entraron en confrontación con la policía, lanzando piedras y cócteles molotov.

Ikrema Sabri, líder del Comité Supremo Islámico de Jerusalén, afirmó que la situación aún está lejos de resolverse, reiterando que los musulmanes deben tener el acceso garantizado a la Explanada de las Mezquitas y no deben ceder a las exigencias israelíes.

El hijo del difunto rey de Arabia Saudita, Fahd Bin Abdulaziz, utilizó las redes sociales para criticar a Israel y convocar a los musulmanes para que se solidaricen con la situación. Él escribió: “Todo musulmán está obligado a apoyar a nuestros hermanos en Palestina y la Mezquita Sagrada de Al Aqsa, cada uno de la manera como puede. La nación de Mahoma, demuéstrales quién eres. El olvido de Al-Aqsa sería una desgracia y Alá nos responsabilizará”.

En otro mensaje, llamó: “Oh nación de Mahoma y Alá, la tercera mezquita es prisionera de la ocupación criminal. Vamos a luchar, queremos ser victoriosos y salvarla”. Uno de los discursos más incisivos fue del sheik Yusuf al-Qaradawi, uno de los principales líderes del segmento suní del islam y uno de los más influyentes líderes del grupo político-religioso Hermandad Islámica, presente en muchos países. Nacido en Qatar, es presidente de la Unión Mundial de Sabios Islámicos.

“Hay que decir claramente que esta es una campaña islámica, ya que Al-Quds [nombre islámico para Jerusalén] no es sólo una cuestión palestina o árabe. Al-Quds es el interés de toda nación islámica desde el oeste hasta el este”, escribió Qaradawi, que tiene vínculos con Hamas, principal grupo palestino opositor de Israel.