nav
Miércoles 17 de Enero de 2018

Israel convoca oración en el Muro de Lamentaciones para pedir lluvia

Más de 2.000 personas participaron de la oración colectiva, clamando a Dios para “rasgar los cielos”.

  • Israel    
  • 29 dic 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

ISRAEL.- A pesar de la avanzada tecnología, Israel se ha enfrentado a una gran sequía en 2017. El ministro de Agricultura hizo una convocatoria especial el jueves (28) en un intento por acabar con la falta de agua en el país. Más de dos mil personas fueron con él al Muro de las Lamentaciones, en el centro de Jerusalén, a hacer oraciones pidiendo por que llueva.

Hace cuatro años el país enfrenta escasez hídrica intensa y eso ha sobrecargado su red de plantas de desalinización de agua de mar y de tratamiento de aguas residuales.

Esto acabó sofocando las regiones más fértiles y tomando al gobierno desprevenido.

Como los agricultores son los que más sufren, el ministro Uri Ariel, que es judío ortodoxo, optó por la demostración de fe. Él tiene voz activa en la política de uso del agua y de las maneras en que se asignan los recursos. En un intento de equilibrar la ciencia y la espiritualidad, se unió a los rabinos influyentes para organizar una gran oración colectiva.

“Disminuimos significativamente el costo del agua. Estamos realizando muchos estudios sobre cómo ahorrar más agua en diferentes cultivos, pero sabemos que la oración ciertamente puede ayudar”, dijo Ariel.

El Muro de las Lamentaciones es el lugar más sagrado del judaísmo. Allí, la pequeña multitud entonó una oración especial para acabar con la sequía. También estaban presentes los dos rabinos principales de Israel, David Lau, de la vertiente asquenazi (descendientes europeos) y Yitzhak Yosef, de los sefarditas (descendencia de Oriente Medio). Ellos clamaron para que Dios “rasgara los cielos” y derramara la lluvia sobre la tierra seca.

Obviamente, la medida generó polémica. El Yedioth Ahronoth, uno de los periódicos de mayor circulación del país, publicó un editorial afirmando que sería mejor que Ariel se dedicase a defender las políticas de combate al cambio climático, como la limitación de emisiones de gases de efecto invernadero en la agricultura. “Orar no es una cosa mala, pero el ministro es capaz de influir (las cuestiones) de maneras ligeramente más terrenales”, afirmó el periódico.

Esta es la segunda controversia del año que involucra a ministros de Estado y la oración. En agosto, el Ministerio de Educación ha sido criticado por incluir la oración como parte del “ciclo agrícola” del país .

El servicio meteorológico de Israel prevé que éste será otro invierno seco. Las posibilidades de que habrá lluvias insuficientes en diciembre, enero y febrero es del 65%. Generalmente estos son los meses más húmedos del año, en un país que históricamente siempre luchó contra la falta de lluvias.

Tres cuartas partes del agua consumida en Israel proceden de las plantas de desalinización, pero el aumento de la población en los últimos años ha generado un aumento en el consumo, algo que el gobierno aún no ha sido capaz de suplir.

[ Fuente: Times of Israel ]