Joven salta de sexto piso gritando “¡Soy Dios, soy Dios!”

Ocurrió en Córdoba. El joven de 20 años se lanzó al vacío y sobrevivió. Al caer al piso de milagro se salvó pero continuó afirmando que era Dios.

  • Juventud    
  • 4 may 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

Un joven de 20 años, se lanzó al vacío desde un balcón de un sexto piso, gritando que era Dios.

Milagrosamente se salvó al caer sobre los cables del alumbrado público antes de impactar contra el asfalto, y sólo sufrió algunos raspones, informaron médicos del Hospital de Urgencias en la ciudad de Córdoba, Argentina.

El joven se encontraba en un edificio de barrio Cofico de la capital provincial con unos amigos cuando, según testimonios de los presentes, ebrio y desnudo se acercó al balcón y, sorprendiendo a todos porque saltó asegurando que era Dios y que podía volar.

Los hechos fueron confirmados por fuentes de la Fiscalía a cargo de Raúl Garzón, quien interviene en el caso. “íSoy Dios, soy Dios!”, gritó el muchacho antes de tirarse con los brazos abiertos hacia adelante, lo que siguió proclamando cuando ya estuvo en el piso.

Ahora las autoridades judiciales buscan determinar si el individuo estaba bajo los efectos de alguna sustancia o si tuvo un ataque psicótico.

Un caso similar ocurrió con Kenneth Crowder, un estadounidense de Melbourne, Florida, aparentemente bajo los efectos de una droga sintética, fue acusado de atacar a un oficial de policía después de haber tenido relaciones sexuales con un árbol, informa El Huffington Post.

Crowder, de 41 años, fue arrestado el pasado mes de abril después de que varios testigos informaran que había un hombre desnudo corriendo por su barrio y teniendo relaciones sexuales con los árboles.

El policía que había llegado a detener a Crowder caminó hacia él de una manera agresiva diciendo ser Dios, dijo en ese momento el Departamento de Policía de Melbourne: “El oficial actuó de manera adecuada. El sospechoso atacó al agente con su propia insignia, ya que se la quitó del uniforme”.

Las investigaciones han determinado que Crowder estaba bajo los influjos de Flakka, un estimulante sintético similar a las sales de baño, que hace que los que la consuman crean tener una fuerza sobrehumana.

Fuente: La Nueva Provincia