nav
Sábado 18 de Noviembre de 2017

José Henríquez: “me conmovió saber que Barack Obama aceptó a Dios y le impresionó al oír mi historia en la mina”

“El Presidente Obama, es un hombre cálido, amable y muy sencillo”, cuenta José Henríquez, quien agregó que antes de su rescate el 9 de octubre, los mineros advirtieron que “realmente sólo teníamos una alternativa, que era el mismo Dios”.

  • Pastor    
  • 9 feb 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

De mucha bendición ha sido la gira que ha realizado el hermano José Henríquez, -el ex guía espiritual de los mineros chilenos-, a quien ahora la prensa internacional lo llama “el pastor de los 33 de Atacama”.

Tras su llegada a Chile, José Henríquez expresó: “lo que más me conmovió fue saber que Barack Obama aceptó a Dios en su vida hace 20 años y que se impresionó al oír mi historia en la mina”, dice Henríquez quien realizó una gira por Inglaterra, Irlanda del Norte y finalmente en EU Washington donde el presidente Barack Obama lo invito al “National Prayer Breakfast” (Desayuno Nacional de Oración).

“Todos querían alabar a Dios y contar sus experiencias. La mayoría de ellos era de religión cristiana: evangélicos, católicos y anglicanos”, expresó Henríquez al diario a El Mercurio de Chile.

El minero chileno, inició el pasado 23 de enero, una gira para dar testimonio de su fe en Estados Unidos, Inglaterra e Irlanda del Norte, acompañado por el capellán de La Moneda, Andrés Cooper.

Por medio de un intérprete, José Enríquez dijo al presidente Barack Obama, legisladores y otros funcionarios durante el Desayuno Nacional de Oración, cómo los 33 mineros tuvieron que “organizarnos allí abajo para enfrentar la crisis”.

“El Presidente Obama, es un hombre cálido, amable y muy sencillo”, cuenta José Henríquez, quien agregó que antes de su rescate el 9 de octubre, los mineros advirtieron que “realmente sólo teníamos una alternativa, que era el mismo Dios”.

El minero chileno, resaltó que algunos mineros enseñaron a otros a orar y dijo que “a medida que orábamos empezamos a reconocer la presencia y bendición de Dios con nosotros dentro de la mina”.

José Henríquez, jamás olvidará que el pensamiento del rescate y la intervención divina “se convirtió en nuestra esperanza diaria”, dijo.