nav
Miércoles 20 de Septiembre de 2017

Benny Hinn dice que exceso de trabajo y la adicción de su esposa a medicamentos afectaron su matrimonio

“Llegué a creer que mi ministerio era antes de mi familia, pero ahora me doy cuenta que estaba equivocado. Dios es, primero, luego la familia y luego el ministerio”, Hinn.

  • Pastor    
  • 14 jun 2012   

¿Qué sientes con esta noticia?

Después de reconciliarse con su ex esposa, Suzanne, el tele evangelista Benny Hinn, dice que Dios sanó a su familia de una manera “extraordinaria y milagrosa”.

En una carta abierta publicada en su sitio web esta semana, Hinn, dijo que él y Suzanne tuvieron “el asesoramiento y supervisión” para mejorar su relación y ahora están “más unidos que nunca”.

El tele evangelista resaltó que en los últimos tres años, antes y después de su divorcio, había sido “doloroso” y admitió que el exceso de trabajo había contribuido en parte a su separación.

“Lo que no sabía era que el proceso de ministrar en todo el mundo tendría un costo mucho mayor en mi matrimonio de lo que me podía imaginar”, escribió Hinn. “Llegué a creer que mi ministerio era antes de mi familia, pero ahora me doy cuenta que estaba equivocado. Dios es, primero, luego la familia y luego el ministerio”.

Hinn y Suzanne estuvieron casados por más de 30 años. Sin embargo, el exceso de trabajo no fue la única causa por la cual ambos se separaron, Hinn resaltó que Suzanne, era adicta a los medicamentos con receta, esto también contribuyó a sus problemas matrimoniales.

“Ella se convirtió en dependiente por casi 15 años, y los medicamentos la hicieron comportarse de forma inesperada, a veces,” dijo. “No me agradó su dependencia de estos medicamentos, ni comprendía plenamente la magnitud del daño que le estaban causando, física y emocionalmente”.

Suzanne, fue liberada durante una cruzada de Benny Hinn, en el Centro Betty Ford en el 2010 y hoy en día es “completamente libre” de su adicción. Hinn, también dijo que ella solicitó el divorcio en el 2010 “porque estaba en una profunda crisis emocional y física.” En su carta, agradeció a los fieles por sus oraciones y aseguró que su ministerio va a continuar, y que tendrá a Suzanne a su lado por el resto de su vida.

Sin embargo, al final de su carta, Benny Hinn, hizo una correlación entre las pérdidas sufridas en su vida con respecto a la cuestión de la prosperidad prometida.

A medida que la llamada teología de la prosperidad se ha vuelto muy debatida en los últimos años de crisis económica norteamericana. Hinn estableció una especie de condición para la bendición divina que causó la controversia por lo que escribió en su carta.

“La prosperidad no es un accidente. La prosperidad es una promesa de Dios. Es sólo cuando obedecemos a lo que Él nos dice, luego viene la recompensa y la prosperidad viene… les pido que planten una semilla en nuestro generoso ministerio este mes… Por lo tanto, puedo orar por usted para tres milagros específicos:

– ¿Qué se detengan todas las pérdidas en su vida.
– Que tengas una restauración completa en tus finanzas, tu vida y tu familia. Dios va a restaurar lo que se comieron las langostas (Joel 2:25)
– Que la abundancia total que llega.