Pastores afirman que Paul Yonggi Cho fue engañado por su hijo

Hee-Jun es el hijo mayor de Cho, fue juzgado el mismo día y condenado a tres años de prisión. El tribunal directamente lo envió a la penitenciaría y ahora cumplen su condena. Para el pastor Rodgers, él se hace culpable de haber engañado a su padre.

  • Pastor    
  • 27 feb 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

La noticia de que el pastor David Yonggi Cho fue sentenciado a prisión por malversación de fondos ha sorprendido a la comunidad cristiana mundial.

David Yonggi Cho, es muy conocido por sus libros y por haber fundado la iglesia más grande en el mundo (en miembros). Cho, había estado ausente desde el púlpito durante cinco años.

Sin embargo, los 12 millones de dólares desviados de la iglesia a través de la compra de unas acciones fraudulentas acabaron llevando al pastor y a su hijo Hee-Jun, los tribunales surcoreanos.

Por la trayectoria e influencia del Yonggi Cho, muchos pastores han reaccionado, defendiendo al pastor surcoreano. Uno de ellos es Bob Rodgers, pastor del Centro de Oración Evangélico Mundial, en Kentucky, él ha sido amigo de Cho por más de 30 años. Él emitió una “carta abierta”, dando detalles sobre el caso, ya que considera que mucha información errónea ha sido divulgada.

Hee-Jun es el hijo mayor de Cho, fue juzgado el mismo día y condenado a tres años de prisión. El tribunal directamente lo envió a la penitenciaría y ahora cumplen su condena. Para Rodgers, él se hace culpable de haber engañado a su padre.

“Cho, tiene tres hijos. El segundo y el tercero son muy activos en el trabajo del ministerio relacionados con la iglesia. Pero el hijo mayor siempre dependió de un trabajo. Se casó cuatro veces por lo que estuvo involucrado en escándalos sexuales con mujeres famosas en Corea. Por otra parte, ya había cumplido una condena por fraude en el área de inversiones y malversación de fondos. Su vida de escándalos ha sido siempre una desgracia para su familia y la iglesia”, afirmó el pastor Rodgers.

Fue Hee-Jun, quien le vendió a la iglesia 250.000 acciones a un precio cuatro veces superior al valor de mercado. Eso fue en el 2002, Cho seguía siendo el pastor. Sin embargo, confiar en la palabra del hijo fue el gran error porque no leyó los cientos de páginas de documentos, sólo se presentó ante el consejo de la iglesia y firmó el papel. “Él nunca recibió ningún dinero de la transacción”, explica el pastor Rodgers quien le está pidiendo a la gente a no juzgar a un hombre de Dios que fue engañado por su hijo.

Sin embargo, los fiscales de Corea del Sur, presentaron una versión diferente en el que un grupo de líderes de la iglesia de Yoido dijo que el pastor estaba consciente por lo que fue cómplice del fraude ya que el pastor Cho, intentó ayudar a su hijo a recuperar las enormes pérdidas que tenían en el mercado de valores.

Para Rodgers, la mayor prueba de que hay un gran error es que Cho, vive una vida simple, un apartamento de 300 metros cuadrados, donado por la iglesia. Él incluso tenía un coche y se puede demostrar que personalmente lo donó a la iglesia por un valor de más de 170 millones de dólares en los años que lideró.

Al otro lado del mundo en Taiwán reside Mao Dong Chang, pastor de Top Church, ubicada en la Nueva Taipei. Él también es un viejo conocido de Cho y su iglesia. Esta semana, Chang fue visitado por un anciano de la iglesia de Yoido, buscando asesoramiento sobre el caso. Poco después, el pastor Lee, quien ahora dirige la iglesia también lo visitó a Chang.

Chang, dice que ha habido un precipitado juicio. Es necesario dar a conocer que la iglesia estaba entrando en un proceso contra Cho, acusándolo de desviar 20 millones de dólares “el pastor Cho, se arrodilló delante de la congregación pidiendo disculpas y admitiendo su error y el de su hijo, lamentando haber causado daño a la iglesia”, escribió.

En segundo lugar, Chang dijo que durante el proceso de cerca de 1.000 líderes de la iglesia escucharon y fueron testigos de que Cho es inocente. Sólo 30 líderes mayores de edad, dijo que el ministro estaba involucrado. Finalmente, Chang, dijo que el juez hubiera hecho una propuesta para que Cho acusara a su propio hijo, porque no había pruebas para incriminar a Cho, sin embargo, Hee-Jun ya estaba condenado. La respuesta de Cho fue la negación: “Mi hijo puede haber sido injusto conmigo, pero no puedo ser injusto con mi hijo”.

Al final, dijo Chang, la mayor prueba de que existe algo errado es que Cho no cumplirá su condena en la cárcel. Él pidió un espacio para hablar con la iglesia el domingo pasado. En su sermón, Cho dijo que lo más difícil en sus 50 años de ministerio fue cuando se enteró de la decisión del tribunal.

“A través de este sufrimiento, aprendí una gran lección. No debemos pasar tanto tiempo buscando posesiones… el status, la fama, la autoridad, el dinero… todas estas cosas se pueden perder… Yo mantengo mi fe en Dios que justifica a los pecadores a través de Jesucristo. Si Dios me lleva, yo todavía sería capaz de entrar en el reino de Dios”, dijo Cho.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de Christian Post