nav
Jueves 01 de Diciembre de 2016

Pastor admite haber luchado contra la pornografía durante 10 años

Todo comenzó a la edad de 14 años cuando su padre compró una antena parabólica, que ofrecía un fácil acceso a los canales de pornografía. Más tarde, empezó a comprar revistas pornográficas y mirando pornografía esto sólo….

  • Pastor    
  • 3 jul 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

Hoy en día, Perry Noble es un pastor muy popular y cabeza de la Iglesia NewSpring en Anderson, Carolina del Sur. Y por ser muy notorio se podría pensar fácilmente que no hay telarañas en su armario y que tiene una aureola invisible en su cabeza.

Pero Noble no es el primero en admitir que lucha contra la adicción a la pornografía. Su confesión fue revelada en el blog XXXChurch.com donde explica que temía que esto provocaría un descenso en su ministerio, su matrimonio y su salvación.

Todo comenzó a la edad de 14 años cuando su padre compró una antena parabólica, que ofrecía un fácil acceso a los canales de pornografía. Más tarde, empezó a comprar revistas pornográficas y mirando pornografía esto sólo se convirtió en una parte regular de su vida adolescente.

El resultado fue que “desarrolló una visión muy realista del sexo y una visión muy poco saludable de la mujer”.

Él admite que en sus años que pasó en la secundaria, él no vio nada malo en lo que estaba haciendo. Es decir, hasta que él aceptó a Cristo.

“Y mi vida cambió. Sabía que la pornografía estaba mal y no lo que Dios quería para mí, pero yo había sembrado las semillas de una adicción a la pornografía en mi vida durante más de cinco años.

Quería que el deseo de mirar porno desapareciera durante la noche, pero no fue así. De hecho tuve problemas con eso durante 10 años”, escribe.

“La pornografía para mí era un pecado secreto que nadie conocía. La lucha era real y emocional y espiritualmente intensa. Dudé de mi salvación. Casi me alejé del ministerio, pensé que Dios me odiaba… yo no podía conseguir el control de la adicción”.

Perry, rindió su vida a Cristo en 1990, pero lo peor no había terminado aún. Cuando el Internet llegó “las cosas casi espirituales se salieron fuera de control”, dice. Mientras él podía pasar meses sin mirar porno, sin previo aviso, el ansia regresaba y él navegaba por la red durante varios días seguidos sólo por complacer su deseo.

Las cosas se complicaron y llegaron a un punto crítico en el año 2000 cuando se casó con Lucrecia. “Conocí una adicción a la pornografía que destruiría mi matrimonio”, escribe.

Pero no era algo que necesitaba mantener en secreto con su esposa. De hecho, él fue honesto con ella desde el principio y se convirtió en un pilar esencial para ayudarlo en la lucha de nuevo.

“Dígale a su esposa. Ella tiene derecho a saber… y ella puede orar por ti de una manera poderosa”, escribe.

Perry ahora es libre de su adicción a la pornografía pero Lucrecia sigue orando por su esposo y “ella se ha hecho responsable de mí hoy en día”, dice.

Pedir la rendición de cuentas a un amigo de confianza es otro de los consejos de Perry aunque él insiste en que no debe ser alguien que tiene la misma lucha que usted.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de Christian Post