Cuestionado pastor por donar dinero y enviar “agua ungida” a infectados por Ébola

Durante uno de sus programas de televisión, Joshua dijo: “No es el agua ungida la que sana los enfermos, sino el mismo Jesucristo. Debe existir la fe tanto en la persona que ora como la persona que recibe la oración.

  • Pastor    
  • 26 ago 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

El pastor y profeta nigeriano T.B. Joshua, de la Iglesia Sinagoga de Todas las Naciones, se involucró en una controversia hace meses, cuando dio a conocer un video en julio del año pasado cuando profetizó sobre el derribo de un avión en Asia.

Cuando fue derribado el vuelo MH370 de Malaysian Airlines, él afirmó que Dios le reveló que había un propósito divino en la desaparición de la aeronave. Aunque no explicó lo que haría con ese fin, el video fue un éxito en internet.

Años atrás, él era conocido en su país por vender botellas con “agua ungida”, que tienen supuestamente el poder de curar del SIDA, el cáncer y también para volver fértiles a las mujeres estériles. Muchos videos en Internet informan que en la iglesia han sido curados de dolencias como la artritis, el asma y la esquizofrenia. Además del agua, el pastor oraba por ellos. La revista Forbes dice que él es el tercer pastor más rico de Nigeria, con una fortuna personal estimada en 15 millones de dólares.

Con el empeoramiento de la epidemia de Ébola en África y algunos casos registrados en Nigeria, el pastor Joshua (51 años de edad) tomó una decisión que fue elogiada por muchos, pero que también fue criticada.

Él donó unos 50 mil dólares a las víctimas del virus en Sierra Leona y Liberia, países más afectados por el Ébola.

Además, envió 4.000 botellas de “agua ungida” por su ministerio. En una declaración oficial, aclaró que para tomar dicha agua la persona tenía que tener fe. “Aunque yo creo que Cristo dará especial atención a los que beben el agua ungida para ser sanados es necesaria la oración y que el paciente crea que Dios va a actuar a su favor”.

Durante uno de sus programas de televisión, Joshua dijo: “No es el agua ungida la que sana los enfermos, sino el mismo Jesucristo. Debe existir la fe tanto en la persona que ora como la persona que recibe la oración. Esta oración debe estar acompañada de una fe viva. Eso es lo que trae la sanidad, el agua es sólo un símbolo”.

El agua se envió a las víctimas en un avión privado a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, donde pasan cada día cientos de pacientes con Ébola. Hasta ahora se desconoce si las personas que contrajeron el Ébola recibieron las botellas con “agua ungida”.

A principios de este mes, la OMS (Organización Mundial de la Salud) publicó un comunicado declarando el Ébola una “emergencia de salud pública de alcance global”.

Algunos líderes cristianos en los Estados Unidos llegaron a decir que una pandemia de Ébola “podría ser un instrumento de Dios para destruir todo lo que él considera inmoral”.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com