nav
Jueves 01 de Diciembre de 2016

Escritor cristiano insta a Joel Osteen predicar el verdadero arrepentimiento

En la misiva Brown ora y espera que la pareja lea la carta porque “escribo como un amigo con ganas de ayudar, no a un enemigo con ganas de hacer daño, y todo lo que escribo, escribo por amor a Dios, por amor a ti, y el amor por la iglesia y el mundo”.

  • Pastor    
  • 12 sep 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

CHARISMA NEWS.- Tras la polémica que ha causado la co-pastora de la Iglesia Lakewood Victoria Osteen por afirmar que “la obediencia no es adoración a Dios”, el escritor cristiano Michael Brown -autor de “¿Puede usted ser gay y cristiano? Respondiendo con amor, verdades y preguntas acerca de la homosexualidad”-, decidió escribirles una carta al pastor Joel Osteen y su esposa Victoria.

En la misiva Brown ora y espera que la pareja lea la carta porque “escribo como un amigo con ganas de ayudar, no a un enemigo con ganas de hacer daño, y todo lo que escribo, escribo por amor a Dios, por amor a ti, y el amor por la iglesia y el mundo”.

Aunque Brown reconoce en la carta que todo líder cristiano debe sonreír cada vez que habla de Jesús en la TV y que Joel siempre al terminar cada servicio insta a las personas a estar bien con Dios donde les pide que recen una oración a Jesucristo diciendo: “Me arrepiento de mis pecados, ven a mi corazón, yo te hago mi Señor y Salvador”, esto no es suficiente.

El gran problema no es que se les ha dicho lo que sus pecados son, sino lo que es el verdadero arrepentimiento. Y puesto que usted está hablando a la gente de todo el mundo, no puede, posiblemente, asumir que todos entienden el significado del pecado, la redención y el arrepentimiento.

(La mayoría de los cristianos estadounidenses ni siquiera entienden estas cosas hoy en día.)

En pocas palabras, no ha compartido con ellos todo el consejo de Dios, y al decirles sólo una parte de la historia, haz hecho igual que los falsos profetas del antiguo Israel: “Y curan la herida de mi pueblo con liviandad, diciendo: Paz, paz; y no hay paz”, Jeremías 6:14.

Un verdadero médico le dice a sus pacientes lo que necesitan oír, no lo que ellos quieren oír. Un viejo predicador llamado Jean Daille, dijo una vez: “Los ministros no son cocineros, pero los médicos no deben estudiar para deleitar el paladar, sino para que el paciente se recupere”.

¿Ha sido más un cocinero de comida chatarra que un médico? ¿Has tenido miedo de decirle a la gente su verdadera condición? ¿Has estado tan preocupado por hacer que se sientan bien consigo mismos? ¿Les da un sentido de esperanza en vez de diagnosticar su enfermedad, su pecado terminal?.

Pablo dijo a los ancianos de Éfeso: “porque no he rehuido anunciaros todo el consejo de Dios. Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre” (Hechos 20: 26-27).

¿De verdad crees en tu corazón que has declarado todo el consejo de Dios a tu audiencia que te escucha? Dios te ha dado una de las mayores plataformas para el evangelio en la historia humana. ¿Puedes decir delante de él que eres es “inocente de la sangre de todos”?

Aprecio lo que has hecho como tu padre lo hizo, Pero, ¿realmente predicas la Palabra santa? Poco antes de que Pablo fuera martirizado por su fe, le recordó a Timoteo que “Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia”, 2 Timoteo 3:16.

También le dio esta comisión solemne: “Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina”, 2 Timoteo 4: 1-2.

Y Victoria, si se me permite hablar con usted un momento, sus recientes comentarios que se han vuelto virales han dibujado una corriente de crítica bien merecida, aunque algunos de ellos llegaron en un espíritu feo y malo.

La realidad nuestra vida se supone que debe girar en torno a Dios; Él no gira a nuestro alrededor. Y a pesar de que la adoración y la alabanza son buenas para nosotros, se deben centrar en nuestra atención en quién es Dios y que nos lleve a su presencia, nosotros no adoramos o servimos para nosotros mismos sino para aquel como escribió Pablo, Jesús murió por todos los hombres “que los que viven ya no puede vivir para sí, sino para aquel que murió por ellos y resucitó por ellos”, 2 Corintios 5:15.

Joel y Victoria, sé que estas palabras han sido fuertes, pero están escritas con amor y preocupación. Y ya que no tengo conexión con alguna persona de su equipo y no conozco de ninguna manera de llegar a usted directamente, mi oración y reflexión, era hacer estas declaraciones públicas públicamente, pues soy celoso por el nombre de Jesús, celoso de su audiencia masiva, y celoso de los dos.

Sin duda, hay muchas personas que ha ayudado; pero también ha herido mucho más de lo que cree. Ruego que lo tome en serio.