Grupo cristiano ora por Israel desde hace más de 20 años cerca de la ONU

Una de las líderes del grupo es nieta de un difunto político nazi y hoy se empeña en combatir el antisemitismo.

  • Ministerios    
  • 18 may 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

NUEVA YORK, EE.UU.- A pesar de los recientes ataques contra Israel que tuvieron en la ONU (UNESCO) como un escenario, un grupo cristiano se ha comprometido a celebrar reuniones de oración hace unos 20 años, muy cerca de la sede de la Organización de las Naciones Unidas en Nueva York, para orar por la nación.

Tal vez lo más sorprendente que este largo tiempo es que el grupo ha mantenido con regularidad sus encuentros, sea notable la historia de la mujer que está detrás de este grupo que ayuda a liderar esas oraciones.

Durante una pausa para el almuerzo, los funcionarios de la ONU se reúnen en salas de reunión en la sede de la Organización, ubicada en Nueva York. Algunos usan tiempo de descanso para participar en pasatiempos, como pintar o bailar. Pero un grupo de cristianos ha usado ese espacio de tiempo para orar.

El grupo no está formalmente afiliado a la ONU, pero de alguna forma parece ser una contrapartida espiritual ante las decisiones tomadas por la propia organización internacional con respecto a Israel en los últimos años.

Los rostros cambian constantemente a medida que los empleados van y vienen, pero el foco especial de este grupo de oración permaneció igual.

El propósito declarado de las reuniones es orar por los líderes mundiales y, más específicamente, por el Estado de Israel. Dos veces por semana, en las últimas dos décadas, alrededor de 20 a 40 personas se reúnen silenciosamente para estas oraciones.

“Orar por el gobierno es algo bíblico”, dijo Claudia Kiesinger a Breaking Israel News, ella es una de las organizadoras del grupo y cita que esta declaración viene del libro de Proverbios.

“El corazón del rey es como un río controlado por el Señor, él lo dirige hacia donde quiere” (Proverbios 21: 1). “Como cristiana, es muy importante para mí, orar por Israel”.

Aunque no es afiliada a la ONU, Kiesinger está en el comité que organiza este grupo de oración. Llegó a la ciudad de Nueva York hace siete años como, emisaria del Ministerio TOS, fundado en Alemania en 1987.

“Cuando vimos lo que Estados Unidos hizo por Alemania Occidental después de la guerra, nuestro ministerio sintió la necesidad de venir aquí y orar, como señal de gratitud”, explicó Kiesinger. “Con el creciente antisemitismo en Europa, decidimos dedicar gran parte de nuestra oración por el pueblo judío”.

También observó que orar por Israel cerca de la ONU tiene un significado especial. “La ONU desempeñó un gran papel en el establecimiento de Israel, pero ahora muchas de las fuerzas que se posicionan contra Israel están aquí”, dijo Kiesinger. “Esta nación necesita nuestras oraciones, la oración puede cambiar mucho”.

El ministerio montó una sala cerca de la sede de la ONU, sólo para este propósito. Kiesinger es acompañada por personas de todo el mundo, que llegan en diferentes momentos del día para orar con el grupo.

Por más notable que sea el grupo de oración, la conexión de Kiesinger con el pueblo judío es aún más sorprendente, volviendo a varias generaciones. Kiesinger es una voluntaria de la Marcha por la Vida, un grupo de descendientes de perpetradores nazis que están tratando de reconciliar las acciones de sus antepasados. El grupo se dedica a recordar el Holocausto y a tomar una posición contra el antisemitismo.

Esto es personalmente relevante para Kiesinger. Ella es parienta del ex canciller alemán Kurt George Kiesinger, que tras la guerra logró ocultar su papel como nazi de alto nivel. A pesar de los rechazos de su abuelo, ella acabó descubriendo el pasado que tanto intentó esconder. Kiesinger asumió el cambio de curso de su historia familiar como una misión de vida.

“Esta es mi posición a favor de Israel … no quedarme en silencio”, dijo Kesinger. “Durante la guerra, muchos alemanes se quedaron en silencio, pero esta es mi manera de decir ‘Nunca más': a través de la oración“.