Hillary Clinton: Terremoto en Haití es de “Proporciones bíblicas”

La ayuda llega a Haití, sin embargo parece insuficiente por la magnitud de los daños del terremoto.

  • Asistencia Comunidad    
  • 16 ene 2010   

¿Qué sientes con esta noticia?

El pasado martes un terremoto de 7° en la escala Richter, devasto Puerto Príncipe, capital de Haití, considerado el país mas pobre del hemisferio occidental. Se habla ya de por lo menos 150,000 muertos, un número mayor de damnificados y millones en pérdidas materiales. Con más de 30 replicas este terremoto se ubica como el mayor en los últimos 200 años en el país caribeño, dejando un aire de temor, desesperanza y dolor.

La ayuda ha empezado a llegar desde diversas partes del mundo.

Hoy el buque “Huasteco” de la Armanda de México, zarpó del muelle 4 del puerto de Veracruz con más de 70 toneladas de ayuda proveniente de toda la República Mexicana.

La embajada de Haití en México, sirve como centro de acopio para recibir la ayuda humanitaria que llega incesante de parte de los capitalinos que recordando el terremoto del 85 saben lo que es una tragedia de esta magnitud.

El aeropuerto de Puerto Príncipe no se da abasto para recibir los aviones de ayuda de todo el mundo ya que solo trabaja con la luz del día porque no hay aun suministro eléctrico.

Ahora una nueva emergencia esta a punto se surgir con la alerta sanitaria por la acumulación de cadáveres en las calles.

El Banco Interamericano enviara fondos económicos. Venezuela expertos en labores de rescate. Nicaragua ayudara a reparar los tendidos eléctricos y muchos gobiernos más se suman para restaurar a miles de haitianos afectados.

Hilary Clinton, secretaria de estado de EE.UU. declaró que la ayuda que su gobierno enviará ha empezado y será a largo plazo porque así se requiere, además calificó esta tragedia como de “proporciones bíblicas”, mencionando que no solo la ayuda material sino también las oraciones del pueblo estadounidense están por Haití.

Mientras tanto la comunidad Haitiana en la Cd. de México canta a Dios ante las cámaras de televisión rogando por su ayuda y misericordia para sus compatriotas, mientras tratan de contactar a familiares y amigos.