nav
Sábado 19 de Agosto de 2017

Clonan boletos del concierto de Marco Barrientos presentado el fin de semana (Video)

Ha quedado al descubierto la falsificación de boletos para el concierto en donde se encuentran involucrados directivos del Consejo Representativo de la Iglesia Evangélica del estado de Veracruz.

  • Eventos    
  • 25 jul 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

Veracruz .-A unas cuantas horas de iniciarse el concierto del salmista Marco Barrientos en el Word Trade Center del municipio de Boca del Río ha quedado al descubierto la falsificación de boletos para el concierto en donde se encuentran involucrados directivos del Consejo Representativo de la Iglesia Evangélica del estado de Veracruz.

Aunque al respecto el presidente de la Red Evangélica, se negó a declarar sobre el asunto, afirmando que se estaban investigando, quienes escribimos la nota, nos dimos a la tarea de investigar los hechos y logramos saber que una persona de nombre Ignacio Perea, anduvo regalando blocs de 50 boletos, a diversos pastores de la zona conurbada para que los regalaran o vendieran, cuando los boletos para el concierto tienen un costo de 250 y 350 pesos respectivamente.

Ahí quedó al descubierto la mala fe y fraude que pretenden hacer los del crieev, de acuerdo a la investigación que continuamos realizando al respecto, Ignacio Perea (a) Nachacalito, fue mandado por el vocero de dicho grupo identificado como Horacio Chacón Márquez (a) El Chacal a repartir los “boletos” según para boicotear el evento, por lo que en este sábado es posible que mucha gente se quede fuera del evento por culpa de esta gente.

La denuncia de los hechos está por ser presentada en la Procuraduría de Justicia, para que se proceda en contra de quienes resulten responsables, pero lo que sí es cierto es que “El Chacal” ya ha actuado en otras ocasiones difamando y tratando de echar a perder el buen papel que está llevando a cabo el ingeniero Guillermo Trujillo a través de la Red Evangélica, ya que los del crieev están falto de ideas.

Nota enviada por: Por Cecilio Baltazar Miranda