Llaman Miss Bumbum del diablo a candidata por afirmar ser “evangélica”

La familia de Rebeka, quien también es evangélica no la está apoyando y tampoco desean que se convierta Miss Bumbum 2014 donde se promueve el erotismo y la sensualidad del cuerpo.

  • Jóvenes    
  • 20 ago 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

Una candidata al concurso secular Miss Bumbum ha causado controversia porque ella afirma ser “evangélica”. La reacción no se ha hecho esperar y recientemente apareció en el edificio donde se hospeda una frase escrita en letras grandes: “MISS BUMBUM DEL DIABLO”.

Esta no ha sido la única crítica que ha recibido Rebeka Francis –recomendamos no buscar fotos ella no hay ninguna decente-, que ha sido cuestionada por su participación en el concurso.

Natural Rondônia, Rebeka está compartiendo un apartamento en Sao Paulo con Andressa Urach, quien obtuvo el segundo lugar de Miss Bumbum en 2012.

“Eso fue para mí, porque hace algunos días había muchos perfiles falsos de mí en las redes sociales hablando de mi religión. Buscaron algo para ofenderme y encontraron mi debilidad y querían humillarme. La gente está mal y terminan haciendo cosas que no tienen sentido”, dijo al portal EGO.

La familia de Rebeka, quien también es evangélica no la está apoyando y tampoco desean que se convierta Miss Bumbum 2014 donde se promueve el erotismo y la sensualidad del cuerpo, sin embargo, para la joven el concurso no interfiere en su fe: “No tengo ningún problema ser sensual, una cosa es que es un concurso y otra cosa es mi religión.

Jamás voy sensual a la iglesia”, afirmó.

Ella y Andressa Urach están asistiendo a la Iglesia Universal del Reino de Dios –Iglesia Pare de Sufrir– “Sé que algunas personas conocen poco Andressa, pero ella es una persona que lucha, amable, sincera y temerosa de Dios también. Siento que Dios está haciendo la obra en su vida y me siento muy bendecida de estar participando con ella”, dijo Rebeka.

En su opinión, para Rebeka participar en Miss Bumbum y posar semi desnuda para las revistas dirigidas para hombres no es prostitución. “Yo no me estoy vendiendo. Yo soy una mujer de negocios, estudiante y participante en un concurso, pero la gente seguramente me juzgue como una pecadora. Quien no tenga pecado que tire la primera piedra. Yo sé que Dios conoce mi corazón y mis sueños, lo que me importa es la palabra y buscar el alimento para mi espíritu”, finalizó.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com