nav
Sábado 21 de Octubre de 2017

Ted Haggard: “Le creamos el cielo y el infierno a otras personas aquí en la tierra”

“Los seres humanos tratan de guardar secretos, pero los mejores son siempre los titulares de otros chicos como Charlie Sheen, Mel Gibson, estos hombres no esperaban que estas cosas no se repitan en los titulares. Tiger Woods, no lo esperaba”, dice Haggard.

  • Ministros    
  • 27 ago 2010   

¿Qué sientes con esta noticia?

El pastor Ted Haggard de Colorado Springs, le abrió las puertas al Denver Post para contar algunas experiencias de su reciente regreso a su tierra natal. Haggard con sus pantalones vaqueros y una camisa de polo, se toma su Coca-Cola y dice que ha sido maravilloso, pues en su primer año nunca ha tenido que pagar una comida en un restaurante porque otra persona lo ha hecho por él o los meseros, que le dan la bienvenida a casa y aunque algunos surruran su nombre cuando lo ven, no es en tono negativo.

Sin embargo hay una pregunta que caló la vida misma del pastor Haggar, aquí reproducimos la entrevista.

DP: ¿Qué le dirías a las personas, que han ido al infierno y de regreso como te ocurrió a ti?

Haggard: Le creamos el cielo y el infierno a otras personas aquí en la tierra. Le digo a la gente que el infierno es un lugar tan horrible que y es un buen lugar para pasar (ríe Haggar). Pero no quiero quedarme ahí.

DP: ¿Eres amargo Haggar?

Haggard: Por supuesto. Pero hoy no. No me he sentido amargura hoy, así que estoy agradecido. Yo soy muy humano y emocional.

Yo no soy un hombre perfecto. Jesús vino al mundo por una razón, y yo la soy.

DP: ¿Tú eres la razón?

Haggard: Sí. Una de las razones. Creo que cada persona en la tierra debería decir eso.

DT: ¿Qué pasa con Jimmy Swaggart, Jim Bakker, John Edwards y Eliot Spitzer? ¿Por qué estas personas creen que pueden salirse con la suya?

Haggard: Nadie cree que puede salirse con la suya. Pero ellos saben lo que es una vergüenza para ellos y sus familias, y tratan de ocultarlo, siempre. No es el poder o el dinero. Es la condición humana, y es triste.

DT: ¿Hay más por venir de ti?

Haggard: Yo no lo creo. Pero nadie puede decir nada. Las Escrituras nos enseñan que no hay tal cosa como un secreto. Los seres humanos tratan de guardar secretos, pero los mejores son siempre los titulares de otros chicos como Charlie Sheen, Mel Gibson, estos hombres no esperaban que estas cosas no se repitan en los titulares. Tiger Woods, no lo esperaba.

DT: ¿Crees que la prensa fue justa contigo?

Haggard: Tienen un trabajo que hacer, tienen que llenar el tiempo y el espacio con las cosas más interesantes que pueden conseguir. Prefiero darles cosas buenas para imprimir que las cosas malas. Pero creo que esa es mi contribución durante la recesión. Hasta que Mike Jones salió (el gay con el que vivió Haggard) con su historia sobre mí.

DT: ¿Cuál es tu mayor temor?

Haggard: fallar.

DT: ¿Cómo lidiaste este problema con tu esposa e hijos?

Haggard: Increíble. El escándalo probablemente tuvo que lidiar con el núcleo de lo que somos. Algunos dicen que mi mujer se quedó en el matrimonio porque ella era débil, y lo contrario es el caso. Y mis hijos no han tenido una experiencia donde se les ha tratado mal.

DT: ¿Cuál es el futuro de la iglesia?

Haggard: No tengo ni idea.

DT: El centro puede albergar a 2.000 personas.

Haggard: Sí, pero eso no es una de mis metas. Yo creía que en nuestro primer encuentro sería un milagro si 20 personas se presentaban, y tuvimos 170. Nunca soñé que sería el caso.

DT: ¿Es este el momento más feliz de tu vida?

Haggard: estoy más satisfecho de lo que he estado siempre. Nunca he tenido metas por dinero o posición ni nada de eso. En realidad yo amo las Escrituras. Me encanta la gente. Me encanta la vida.

Ted Haggard, de 54 años, es el pastor evangélico, más examinado en Colorado, probablemente de la nación. Nacido en Indiana, encontró a Cristo a los 16, y pronto se pasó como un pastor asociado en Baton Rouge, Luisiana Se mudó a Colorado Springs en 1984 y fundó la Iglesia New Life con sólo 22 personas. Llegó a 14.000, y se convirtió en presidente de la Asociación Nacional de Evangélicos. Su caída fue a finales de 2006, cuando un prostituto afirmó que Haggard le había pagado para tener relaciones sexuales y consumir drogas.

En cuestión de días Haggard renunció y huyó a Arizona con su esposa y cinco hijos. En junio de 2008, Los Haggards volvieron en silencio a Colorado Springs. Haggard abrió la Iglesia de Santiago en un granero de su propiedad. La iglesia rápidamente superó el granero y, recientemente ascendió a 350 miembros y trasladó la iglesia a Pikes Peak Center.

F: Denver Post