nav
Martes 17 de Octubre de 2017

Martin Luther King: “Sin Billy Graham, el movimiento de los derechos civiles no habría sido exitoso”

King dijo: “Si no hubiera sido por el ministerio de mi buen amigo, el Dr. Billy Graham, mi trabajo y movimiento de los derechos civiles no habría sido tan exitoso como lo ha sido”, reconoció el reverendo antes de morir.

  • Ministros    
  • 16 ene 2012   

¿Qué sientes con esta noticia?

El reverendo Martin Luther King Jr., (Atlanta, 15 de enero de 1929 – Memphis, 4 de abril de 1968) fue un activista por los derechos humanos y la igualdad en EE. UU., antes de su muerte, King tuvo un encuentro con el evangelista Billy Graham, a quien consideró su amigo y reconoce que su éxito de debió al apoyo de Graham, según publica la revista Charisma News.

King, atribuye a Graham un papel importante en la reducción de la tensión entre blancos y negros en el Sur.

En 1965, Graham, canceló una gira por Europa, para predicar en una serie de cruzadas en Alabama, orando para que el Evangelio, derribara los muros de división entre razas y ver la importancia del trabajo que hacía King.

Luego de esto King dijo: “Si no hubiera sido por el ministerio de mi buen amigo, el Dr. Billy Graham, mi trabajo y movimiento de los derechos civiles no habría sido tan exitoso como lo ha sido”, reconoció el reverendo.

Durante el movimiento de derechos civiles, Graham predicó: “Jesús no era un hombre blanco, él no era un hombre negro. El vino de esa parte del mundo que afecta a África, Asia y Europa. El cristianismo no es una religión del hombre blanco, no dejes que nadie te diga que es blanco o negro.

Cristo pertenece a toda la gente, Él pertenece a todo el mundo”.

Graham, estaba en Australia cuando ocurrió el asesinato de King. Él recuerda el momento en que alguien se acercó a él con la noticia que fue seguido por los periodistas. “Yo estaba casi en estado de shock. No sólo estaba perdiendo a un amigo a través de una muerte cruel y sin sentido, pero Estados Unidos, estaba perdiendo un líder social y un profeta, y yo sentía que su muerte sería una de las mayores tragedias de nuestra historia”.

Reflexionar sobre cómo su forma de pensar cambió con los años, Graham escribió: “No puedo señalar cualquier otro acontecimiento o crisis intelectual que haya cambiado mi mente sobre la igualdad racial. Me hice amigo de los estudiantes negros, y recuerdo vívidamente uno de ellos venir a mi habitación un día y hablar con la profunda convicción sobre la necesidad de Estados Unidos por la justicia racial”.

“Sin embargo, mi estudio de la Biblia, que me lleva finalmente a la conclusión de que no sólo la desigualdad racial es un mal, los cristianos deben demostrar amor hacia todos los pueblos”, dijo Graham-.

“Yo tengo un sueño”, exclamó Martin Luther King, Jr., el 28 de agosto de 1963, “… que un día esta nación se levantará y vivirá el verdadero significado de su credo: Afirmamos que estas verdades son evidentes por sí mismos, que todos los hombres son creados iguales”.

En una descripción de una reunión en 1957 en Nueva York, Graham escribe en su autobiografía: “Una noche con el líder de los derechos civiles el Dr. Martin Luther King, Jr. a quien tuve el placer de conocerlo y contar con un amigo, me dio una elocuente oración de apertura en el servicio, vino a mi invitación, uno de los refugios de nuestro equipo durante la cruzada para ayudar a entender la situación racial en Estados Unidos con más detalle”.

Martin Luther King, Jr., entró en el ministerio cristiano y fue ordenado en febrero de 1948 en la Iglesia Bautista Ebenezer en Atlanta, a la edad de 19 años. En 1954, al concluir sus estudios de postgrado en la Universidad de Boston, aceptó el llamado a servir en la Iglesia Bautista Dexter Avenue en Montgomery, Alabama.

Dimitió en este puesto en 1959 para regresar a Atlanta para dirigir las actividades de la Conferencia de Liderazgo Cristiano del Sur.

Desde 1960 hasta su muerte en 1968, también se desempeñó como co-pastor con su padre en la Iglesia Bautista Ebenezer.

El presidente Barack Obama, la primera dama, Michelle Obama y la hija mayor de la pareja presidencial, Malia Obama, asistieron ayer por la mañana a cumplir una actividad de servicio comunitario, para honrar el aniversario, la vida y el legado del Dr. King.

El presidente Obama dijo que “no hay major forma de celebrar al Dr King que servir a la comunidad” y dijo que “no hay nadie que no pueda servir, que no pueda ayudar a alguien”.

La campaña de King contra la segregación llevó a la Ley de Derechos Civiles de 1964, que hizo ilegal la segregación racial.