nav
Martes 06 de Diciembre de 2016

Estado Islámico hace volar en pedazos a un bebé

La explosión del bebé fue parte de un entrenamiento sobre cómo fabricar bombas y detonarlas de forma remota.

  • Niños    
  • 16 jul 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

IRAK.- El mundo observa impasible las masacres cometidas por los terroristas del Estado Islámico (EI) desde que comenzaron una guerra civil que se extendió en Irak y Siria durante casi tres años.

Crucifixiones y decapitaciones han sido divulgadas, personas han sido quemadas vivas y ejecutados a sangre fría, pero la barbarie parece no tener límite. Las acciones de la coalición liderada por Estados Unidos no logran debilitar significativamente las fuerzas yihadistas.

Por el contrario, su sed de sangre se ha esparcido por diversos países a través de simpatizantes que quieren ver el mundo gobernado por las reglas del Corán

Ahora surge la noticia de que EI, hizo explotar un bebé durante una misión de entrenamiento realizada en Irak. La denuncia fue hecha por Sadiq al-Husseini, jefe del comité de seguridad de la provincia de Diyala, en Irak.

“La organización amarró y explotó al niño a través de un control remoto a distancia en frente de decenas de rebeldes”, dice al-Husseini. “A ellos no les importa los valores humanos más básicos”.

La explosión del bebé fue parte de un entrenamiento sobre cómo fabricar bombas y detonarlas de forma remota.

El niño sacrificado era hijo de un hombre que había sido ejecutado por matar a militantes del Estado Islámico. La barbarie se produjo en uno de los campos de entrenamiento cerca de Sharqat, al noreste de Salahuddin.

Según los datos publicados por las Naciones Unidas el pasado lunes (13), cerca de 15 mil civiles han muerto y 30 mil han resultado heridos en Irak desde que comenzó la guerra en 2014.

Sin embargo, un informe sobre la protección de los civiles en los conflictos armados de Irak dice que son “al menos 44.136 víctimas civiles, entre ellos 14. 947 muertos”. Centenas de combatientes del Estado Islámico murieron en el mismo período, pero no hay estadísticas oficiales, según ha informado la Jihad Watch.