nav
Miércoles 30 de Noviembre de 2016

“Genio” de 9 años quiere demostrar que Dios existe

William Maillis quiere ser astrofísico y estudiar los orígenes del universo

  • Niños    
  • 4 oct 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

EE.UU.-Su nombre es William Maillis. El estudiante prodigio estadounidense de 9 años que ya está asistiendo a la universidad y tiene un plan ambicioso, “probar que Dios existe”.

De acuerdo con los padres del niño, a los 6 meses de edad, William ya reconocía los números y un mes después comenzó a decir oraciones completas. Con dos años, ya era capaz de leer, escribir y hacer cuentas. Alfabetizado en inglés, leía griego a los 4 años y dominó la geometría a los 5 años.

Aaron Hoffman, fue profesor de historia de William, dice que la genialidad del niño fue aún más evidente por qué él no anota nada en sala del aula.

Sólo escuchando y leyendo absorbe el conocimiento. En la primera mitad de este año se graduó de la escuela secundaria en la Penn Towship y pronto entró en la Universidad Community College, en Allegheny, Pensilvania.

Al mismo tiempo, hace todo lo que hacen los niños a esa edad, juega videojuegos, cuenta chistes, hacer deporte y sale con sus amigos de la misma edad que todavía están en el cuarto grado. En declaraciones a la revista People, el niño genio dijo que quiere ser un astrofísico y se profundizará en la física y la química.

Buscando un doctorado, para tener el reconocimiento académico, su objetivo es demostrar la existencia de Dios.

Él ya trabaja en sus propias teorías sobre cómo se creó el universo. Su objetivo es demostrar científicamente que sólo una fuerza externa sería capaz de formar el universo. Para esto, es necesario contrarrestar la mayor parte de lo que los físicos de renombre como Albert Einstein y Stephen Hawking siempre han defendido.

O papa de William, Peter, es un sacerdote de la iglesia ortodoxa griega. Cuenta que le dio al niño una educación cristiana. “Sólo quiero que disfrute el don que tiene. Yo siempre le digo: ‘Dios te dio un regalo. Lo peor sería rechazar este don y no utilizarlo para mejorar el mundo'”.