Billy Graham envía capellanes ante el peor incendio de la historia en Colorado

Unas 480 casas, se quemaron durante el incendio,convirtiéndolo en el más destructivo en este estado del oeste de Estados Unidos, donde fueron evacuadas 38.000 personas.

  • Ayuda Humanitaria    
  • 24 jun 2013   

¿Qué sientes con esta noticia?

Un enorme incendio en Colorado incineró unas 480 casas, convirtiéndolo en el más destructivo en este estado del oeste de Estados Unidos, donde fueron evacuadas 38.000 personas, pero lamentablemente murieron dos personas informó la agencia EFE.

El incendio, bautizado como “Black Forest” se encontraba a las puertas de Colorado Springs, la segunda ciudad más importante del estado, así que forzó a la evacuación de 13.000 viviendas, según indicó el alguacil del condado de El Paso, Terry Maketa.

Altas temperaturas, clima seco y fuertes vientos se han combinado para avivar las llamas. “El viento es nuestro peor enemigo”, dijo Maketa en su cuenta de Twitter sobre la situación del fuego, cerca de Colorado Springs.

Las autoridades federales están aportando recursos a los bomberos estatales y locales, incluidos dos aviones C-130, anunció el Departamento de Defensa.

“Ellos saben quiénes somos”

Cuando se retiró el fuego, los capitanes Chuck Bender y Ray Thompson llegaron a Colorado Springs, Colorado, el sábado y fueron recibidos por los socorristas que trabajaban en el perímetro del incendio masivo “Black Forest”.

“Nos quedamos aquí el año pasado por el fuego”, dijo Bender. “Ellos saben quiénes somos. Ellos saben lo que somos. Cuando llegamos aquí, nos dijeron, “Estamos muy contentos de tenerlos a ustedes”.

Como miembros del Equipo de Respuesta Rápida Billy Graham (Billy Graham Rapid Response Team), Bender y Thompson son capellanes entrenados para crisis como estas por lo que están capacitados para ofrecer apoyo espiritual y emocional a las miles de personas afectadas por el incendio más destructivo en la historia de Colorado.

El año pasado, Billy Graham Rapid Response Team, se desplegó para atender a las personas que fueron afectadas por los incendios forestales en Fort Collins y Colorado Springs. El incendio en Waldo Canyon atravesó el área de Colorado Springs, en junio-julio del año pasado destruyó 350 casas, por lo que es el peor incendio en la historia del estado hasta el momento. Apenas un año más tarde, el fuego en “Black Forest” ha superado a su predecesor, la destrucción de más de 480 edificios y dos personas muertas.

Los capellanes están trabajando para construir relaciones con los socorristas, grupos de asistencia por desastre y muchos de los residentes que no están seguros de lo que se viene.

“Cuando ven ruinas y sus casas entran en un estado de shock total”, dijo Bender.

Los capellanes saben que no pueden más lo que pueden hacer es escuchar, orar y guiar suavemente a las personas a continuar con sus vidas a pesar de dificultad que están pasando.

“Ver y callar”, dice Bender. “Es una cosa de escuchar. Somos las manos y los pies de Jesús. Jesús amaba a la gente y escuchó sus historias. Somos buenos oyentes de historias. Y en el proceso, puede haber un momento en que podemos orar por ellos. Si no tienen una iglesia o un pastor con quien hablar, podemos dirigirlos en esa dirección”.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de Charisma News