Evangélicos apoyan labores de socorro tras terremoto en Italia

Como ha sucedido en circunstancias similares en el pasado, la AEI se puso en marcha nada más producirse la tragedia, activa en la contribución al trabajo de ayuda y coordinando su labor con los organismos evangélicos.

  • Ayuda Humanitaria    
  • 24 ago 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

La Alianza Evangélica Italiana (AEI) está activa apoyando las labores de socorro y coordinando su labor con ONGs evangélicas. Después del terremoto que ha afectado la región del centro de Italia, la AEI manifiesta su dolor por las víctimas que perdieron la vida en el trágico suceso y manifiesta su cercanía en oración y en ayuda práctica con todos aquellos que fueron heridos y afectados gravemente por ella, sus familias y comunidades.

Como ha sucedido en circunstancias similares en el pasado, la AEI se puso en marcha nada más producirse la tragedia, activa en la contribución al trabajo de ayuda y coordinando su labor con los organismos evangélicos con gran experiencia en el abordaje de la ayuda en desastres naturales, tanto las nacionales e internacionales.

Además, invita a todas las iglesias evangélicas italianas a orar por estos momentos de dolor.

Un terremoto de magnitud 6 se ha registrado esta la madrugada en el centro de Italia, en la provincia de Rieti, ha causado 120 muertos, casi 370 heridos y “decenas” de desaparecidos, según el primer ministro, Matteo Renzi.

Se han registrado cientos de réplicas, una de ellas de 4,9. La localidad de Amatrice, de 2.

600 habitantes, ha sido una de las más afectadas. También se ha registrado un terremoto de 6,8 en Myanmar, la antigua Birmania.

Hay 150 personas desaparecidas en Amatrice. Los rescatistas italianos solo han logrado desenterrar a siete personas, pero seguirán trabajando toda la noche en busca de supervivientes. “Nosotros continuaremos trabajando sin descanso hasta que encontremos a la última persona y hasta que estemos seguros de que no hay nadie más”, afirmó el jefe de equipo del cuerpo de bomberos, Lorenzo Botti.

En las poblaciones afectadas por el terremoto se han instalado casas de campaña para dar refugio a más de 2.500 personas que se han quedado sin techo. Voluntarios se organizan para hacer llegar botellas de agua y comida a la población.

Decenas de rescatistas, voluntarios, bomberos y miembros de protección civil, se preparan para una larga noche de búsqueda, con la esperanza de encontrar más supervivientes. La policía italiana ha puesto en marcha una operación de vigilancia para evitar robos dentro de las casas que quedaron en pie. En la imagen, un hombre es atendido en Fonte del Campo, cerca de Accumoli.

Fuente: Mundo Cristiano / AFP