nav
Jueves 01 de Diciembre de 2016

Cristianos se movilizan para ayudar a víctimas del huracán en Haití

Grupos como Bolsa del Samaritano y LiveBeyond ya están actuando para llevar alimentos y agua potable a los sobrevivientes del huracán Matthew, que afectó a Haití.

  • Ayuda Humanitaria    
  • 6 oct 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

HAITÍ. – Una iglesia en Haití ha sido destruida y al menos 11 personas murieron en el país tras el paso del huracán Matthew, el martes (4). Esta es considerada la más poderosa tormenta de este tipo en una década y continúa en la actualidad para el área formada por Cuba, las Bahamas y Florida.

La Iglesia Bautista de Santificación en Haití fue reducida a escombros, según ABC Action News. El obispo Josias Jocelyn, de St. Petersburg dijo que su congregación de 100 miembros, está apoyando a la Iglesia Bautista de Santificación en Haití con donaciones y cajas de alimentos.

“El principal problema es que hace seis años fuimos golpeados por otro desastre y aún no se habían reconstruido”, dijo el líder cristiano. La destrucción vino a la zona más pobre del hemisferio occidental que fue golpeado por vientos de 233 Km/h, arrancando techos y arrancando árboles en el extremo suroeste de Haití.

El alcance total de los daños en la zona no se calculó, debido a las dificultades de comunicación, pero hubo informes de al menos 11 muertos. Grupos cristianos se movilizan en la zona.

El Rev. Franklin Graham anunció que la organización ‘Bolsa del Samaritano’ (dirigida por él), uno de los más rápidos para responder a las operaciones de socorro en todo el mundo,  ya está trabajando en Haití.

Con sus propios aviones DC-8, la organización dijo que estaba respondiendo al desastre en unas pocas horas después del daño causado. El grupo dijo que su objetivo “es satisfacer las necesidades espirituales y físicas de las personas afectadas por los desastres en el nombre de Jesús.”

Chris Blackham, jefe de programas y proyectos de Bolsa del Samaritano, dijo: “El huracán Matthew trajo vientos de hasta 233 Km/h, con una muy amplia zona que se extiende más de 297 km. Aunque todavía estamos evaluando los daños que Matthew potencialmente causó, ya está claro que sus efectos fueron catastróficos para una nación que ya lucha”.

“Bolsa del Samaritano está bien posicionada para responder, con los equipos sobre el terreno desde el terremoto (2010) y ahora esta lista con suministros. Ahora estamos animando a los cristianos de todo el mundo para ayudar a levantar a esta nación vulnerable y en todo el Caribe, colocándolos en sus oraciones”.

Blackham añadió: “Tenemos un verdadero amor por esta nación en Bolsa del Samaritano es una población muy joven y ellos han pasado por grandes dificultades. Durante una década nuestros seguidores nos han permitido mostrar el amor tangible de Dios en Haití. Construimos relaciones fuertes … con las iglesias del país y podemos asegurarle a la gente que no los abandonaremos, después de la destrucción causada por Matthew”.

Bolsa del Samaritano ha trabajado en Haití desde 1996. Mientras tanto, se creó un fondo para recibir donaciones por el grupo, que está ayudando a los supervivientes de la catástrofe.

Otra organización cristiana que trabaja para ayudar a los sobrevivientes del huracán en Haití es ‘LiveBeyond’, que está proporcionando agua potable y atención médica para la región en torno a su clínica en la región Thomazeau y dijo que está trabajando para llevar agua potable aquellas personas que tenían sus pozos inundados por la lluvia.

El fundador y CEO de ‘LiveBeyond’ David Vanderpool también pide a la gente en todo el mundo a unirse en oración por el pueblo de Haití, muchos perdieron sus casas y ya no pueden trabajar.

“Los haitianos son un pueblo, amoroso, lleno de alegría, que ha pasado por muchas cosas”, dijo Vanderpool. “Muchos de ellos todavía no se han recuperado totalmente por el terremoto en 2010 y la infraestructura fue severamente dañada y esto los hace aún más vulnerables a los acontecimientos posteriores como este”.

La ONU dijo que el huracán trajo la peor crisis humanitaria en Haití desde que el país fue golpeado por un devastador terremoto en 2010.