Iglesias inician campaña ante hambruna en suroeste de África

En Malawi, donde unos 8,6 millones de personas mueren de hambre, es también debido a la falta de lluvia y la pérdida de las cosechas, sin embargo, la financiación de la misión USPG permitirá a las familias más vulnerables recibir ayuda alimentaria y recibir formación sobre cómo hacer frente a los desastres naturales.

  • Ayuda Humanitaria    
  • 17 nov 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

AFRICA. – La agencia de la misión USPG, vinculada a la Iglesia Anglicana, está haciendo una alerta acerca de la situación de millones de personas que padecen hambre debido a la escasez crónica de alimentos en Madagascar, Malawi y Zimbabue. En la mayoría de estos países la sequía dio lugar a malas cosechas y la gente también está careciendo de agua potable. Miles de vidas se están perdiendo debido a la desnutrición. La ayuda prometida por las Naciones Unidas no ha alcanzado la mayoría de las áreas afectadas.

El USPG está prestando apoyo a las iglesias anglicanas en África del Sur. El coordinador de desarrollo de la región de Toliara en Madagascar, Gasthé Alphonse, dijo: “La gente está débil y terminan durmiendo todo el día sin comer. Los niños empezaron a abandonar la escuela debido a la debilidad o porque tienen que caminar mucho para conseguir agua potable”. Hay una red de 70 iglesias rurales, donde se distribuyen ayuda alimentaria a 7.000 personas, con prioridad para los niños y las mujeres embarazadas.

Debido a la prolongada sequía, que ha durado casi tres años, muchas familias venden a sus animales. Pero después de un tiempo vuelven a quedarse sin recursos.

“La gente está comiendo cactus para sobrevivir y la mayoría de los animales silvestres también están muriendo de sed, no quedando casi nada para que sea objeto de caza”.

A principios de noviembre, la Iglesia Anglicana de Toliara informó que 230 personas murieron y 15.000 niños estaban sufriendo de desnutrición severa. El río Mandrare está casi seco, que evita que haya una producción agrícola. Además de la falta de alimentos y agua, se multiplican las enfermedades.

En Malawi, donde unos 8,6 millones de personas mueren de hambre, es también debido a la falta de lluvia y la pérdida de las cosechas, sin embargo, la financiación de la misión USPG permitirá a las familias más vulnerables recibir ayuda alimentaria y recibir formación sobre cómo hacer frente a los desastres naturales.

La situación es crítica en el suroeste de África. Sería necesario una mejor respuesta para salvar vidas. La presencia de los anglicanos es fuerte en estos países, pero los recursos son limitados.

En Zimbabue, el hambre llevó a muchos agricultores a comer las semillas que debían plantar. Esto hace que la escasez de alimentos sea aún mayor para el próximo año. Alrededor del 70% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza. Se estima que 2,8 millones de personas están en riesgo de morir de hambre y sed en los próximos meses. Los misioneros USPG están sirviendo a 7.600 niños de 3 a 7 años en un programa de alimentación escolar.

A pesar de los esfuerzos, las iglesias anglicanas reconocen que es todavía muy poco para suplir esta gran necesidad. Piden que los cristianos de todo el mundo oren por el trabajo y también por las millones de personas que viven esta situación extrema.