nav
Martes 17 de Octubre de 2017

Evangélicos donan millones de euros a hospital venezolano

El Hospital Antonio María Pineda atiende a más de 10.000 personas de forma gratuita todos los días, pero debido a la crisis del país, se estaba deteriorando.

  • Ayuda Humanitaria    
  • 28 jul 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

BARQUIMISETO, VENEZUELA.- La Iglesia Primitiva Misionera Pentecostal Evangélica donó 250 millones de euros y su tiempo para reformar un hospital que da atención gratuita a la población en la ciudad de Barquimiseto, en Venezuela. La noticia fue divulgada por el diario local ‘La Prensa de Lara’.

“Todo estaba muy dañado y arruinado”, dijo el pastor García. Venezuela está en una profunda crisis que afecta a todas las áreas y sectores de la población.

Un ejemplo de ello son las profundas deficiencias del Hospital Universitario Central Antonio María Pineda (Hcamp), en términos de limpieza e infraestructura, lo que motivó a un grupo de cristianos evangélicos a invertir generosamente dinero y esfuerzos personales en su reforma.

El hospital está ubicado en Barquimiseto, la capital del estado de Lara, uno de los 23 estados de la República Bolivariana de Venezuela.

Tiempo es dinero

La Iglesia Primitiva Misionera Pentecostal Evangélica donó más de 3.000 millones de bolívares venezolanos (257,730,000 euros) para la reforma (estructura, limpieza y nuevos equipamientos) del hospital.

También participaron -y continúan haciendo eso- de la reforma con su tiempo y trabajo voluntario.

El pastor Carlos García dijo que empezaron a ayudar al hospital en diciembre de 2016, y pretenden seguir trabajando de esta forma por un año entero.

Hasta ahora, las áreas que han restaurado son: salas de parto, cardiología, neurocirugía y unidades de diálisis, Unidad de Terapia Intensiva (UTI), unidad para niños y cirugía (sección masculina).

Reforma completa

De acuerdo con el pastor García, la reforma también se dio en el área electricidad e iluminación, carpintería, fontanería, reacondicionamiento de paredes y equipamientos, además de la limpieza y fumigación.

“Cuando empezamos el trabajo, todo estaba muy dañado y arruinado, podíamos encontrar podredumbre y basura de todo tipo”, dijo García.

Una de las áreas más descuidadas era la de cirugía masculina, que empezaron a reformar hace tres meses. Ellos lo llamaban la “Caverna de Batman”, según Nataly Valenzuela, integrante del equipo de voluntarios, explicó.

Valenzuela dijo que esperan que el hospital quede listo, después del gran esfuerzo que hicieron para restaurarlo y continúen atendiendo a las familias de los pacientes que reciben atención gratuita en el lugar, ha publicado Evangelical Focus.