nav
Jueves 19 de Octubre de 2017

Crean cafetería cristiana para ganar almas para Cristo

La estrategia de la cafetería inició “con unas 50 personas, 100 al mes, finalmente se estabilizó a 800 personas al mes, y hace dos años 1.400 al mes, había cola para entrar a la cafetería, llegamos a ver milagros”.

  • Evangelismo    
  • 21 nov 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

Bélgica.- El misionero mexicano Mauricio Salazar, es el creador de la estrategia. Hace 5 años Salazar y su equipo, abrieron las puertas de “El Faro”, una cafetería que cada mes atrae a miles de personas a escuchar de Cristo, publica la agencia Órbita.

“Mi llamado en particular es al Islam y hemos trabajado mucho con musulmanes. Dios nos ha hablado de las cafeterías como algo bueno para poder ganar almas, la gente no entiende el concepto de las cafeterías cristianas, he visto varias que son cafeterías cristianas porque los cristianos van.

Nuestro concepto no es ese, nosotros no estamos ahí para servirle café a los cristianos, nosotros estamos queriendo ganar las almas para Cristo”, explica Salazar.

Para atraer a la gente, las estrategias del pastor Mauricio es ofrecer café gratis, películas gratis, todo lo gratis atrae a la gente. “Estamos a 3 ó 4 cuadras del campo de refugiados Pettit Chato, y del Ejército de Salvación, entonces enviamos gentes con papelitos que les invitan a venir”.

En esta cafetería la herramienta más utilizada después del café, es la película “Jesús” que se encuentra en más de 120 idiomas para ser vista por un igual número de naciones.

La estrategia de la cafetería inició “con unas 50 personas, 100 al mes, finalmente se estabilizó a 800 personas al mes, y hace dos años 1.400 al mes, había cola para entrar a la cafetería, llegamos a ver milagros”.

Uno de esos milagros es la conversión de un joven musulmán al que llamaremos hermano “A”. “Nuestro hermano “A”, fue perseguido por tener una Biblia que nunca había abierto”. El hermano contó que viene de un país donde el Islam es muy fuerte, pero tenía dudas. “Un día un amigo me dio una Biblia”, agrega, “la guardé y al llegar a casa me arrestaron por tener una Biblia que no había leído. Me interrogaron y maltrataron y tuve que huir de mi país. Ese día me dispararon pero escapé”.

Al llegar a Bruselas un amigo del hermano “A”, le habló de El Faro, donde conoció a Mauricio quien le contó de Jesús.

“Esa noche acepté a Cristo y una paz me llenó por dentro, como si algo me lavara por completo. Esa fue la primera experiencia sobrenatural que tuve en el Espíritu Santo y la Biblia”.

Salazar resalta: “nos dimos cuenta de que como estamos siendo prohibidos a ir a otros países que se conocen como cerrados al Evangelio, Dios nos está trayendo las naciones a nosotros. Las naciones musulmanas, budistas, hindúes y ateas.