nav
Martes 06 de Diciembre de 2016

Evangelista salta de un avión esposado, encerrado en una caja a 4.500 metros de altitud

La hazaña llamó la atención de los principales programas de noticias de todo el mundo. Para sorpresa de muchos, Martin es un cristiano dedicado y sostiene que la mejor manera de “engañar a la muerte” es la fe en Jesucristo y nacer de nuevo espiritualmente.

  • Evangelismo    
  • 21 ago 2013   

¿Qué sientes con esta noticia?

¿Cuál es el límite para alguien que quiere compartir su fe? Si depende de Anthony Martin, no hay límites. Desde la edad de 10 años, él está fascinado por el “arte de la fuga”. A los 47 años ha pasado casi cuatro décadas estudiando el tema y se ha convertido en un experto. No sólo en la teoría sino en la práctica.

Este mes lanzó su autobiografía: “Escapar o Morir: El Artista de la Fuga Revela los Secretos para Engañar a la Muerte” [Escape or Die: An Escape Artist Unlocks the Secret to Cheating Death].

El especialista y “artista del escape” profesional, ha realizado varias presentaciones peligrosas, pero esta vez fue el límite de la pista de aterrizaje del aeroclub de la ciudad de Ottawa, Illinois.

El 6 de agosto, el autodenominado escapista volvió a mostrar cómo le gusta engañar a la muerte. Martin saltó esposado y encerrado en una caja de madera de un avión a 4.500 metros de altitud. En unos 35 segundos, se libró de las ataduras, salió de la caja y abrió su paracaídas, logrando llegar a salvo a tierra.

Obviamente, la hazaña llamó la atención de los principales programas de noticias de todo el mundo.

Eso le valió de una gran oportunidad para dar a conocer su libro. Para sorpresa de muchos, Martin es un cristiano dedicado y sostiene que la mejor manera de “engañar a la muerte” es la fe en Jesucristo y nacer de nuevo espiritualmente.

Entrevistado por decenas de emisoras de radio, Martin siempre menciona que sus diversas “fugas imposibles” que son sólo metáforas para mostrar que sólo se puede escapar de la muerte eterna, si usted tiene fe en Jesús.

Martin es líder de ministerio evangelístico “Cadenas” [Chains], él pide que nadie trate de repetir su hazaña. Martin ha practicado paracaidismo durante años, tuvo la ayuda de un equipo que lo acompañó en el salto. El riesgo de que algo salga mal y morir es real, pero él cree que valió la pena. Aunque no revela su secreto, después del salto sólo dijo: “Dios me dio ciertas habilidades y debo utilizarlas”.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de Urban Christian News