Camionero cristiano gasta todos los ahorros de su vida para evangelizar

Scott, admite que sus familiares y amigos cuestionaron su cordura cuando decidió gastar tanto dinero en las carteleras. Para él, la respuesta es simple: “Todo lo que haces para hacer avanzar el reino de Dios no es una locura”.

  • Evangelismo    
  • 26 sep 2013   

¿Qué sientes con esta noticia?

Harold Scott, un camionero jubilado de 72 años de edad que vive en Wisconsin, decidió gastar todos sus ahorros de su vida para poner más de 20 carteles publicitarios en las principales autopistas en su estado. Su único objetivo difundir y mostrarles el mensaje de salvación a los automovilistas.

Algunos de los carteles pagados, dicen: “Jesucristo murió por los pecados del mundo”, otros dicen: “La vida no es nada sin Dios”.

Basándose en su experiencia como camionero, Scott cree que un conductor que se ve afectado por el mensaje que puede llevarlo muy lejos. Millones de personas conducen por las carreteras cada año, así que por eso se pusieron estos mensajes en un lugar visible.

El diario estadounidense USA Today, se puso en contacto con Scott quien dijo: “El diablo tiene hipnotizadas a las personas. Este país necesita un poco de esperanza, pero la única esperanza que tenemos está en el Señor Jesucristo”.

El ex conductor de camiones explica que este ministerio comenzó hace dos años y medio, motivado por el deseo de ver que la gente busque de Dios. Sin abogar por una denominación específica, Scott creó Kaiser Christian Fund que administra el proyecto y recibe donaciones de aquellos que quieran ayudar.

Poniendo todo junto, se estima que hasta el momento ha gastado por lo menos 600.000 dólares en publicidad.

Su sueño era comprar un camión y llevar el mensaje de Dios a todo el país. Sin embargo la inversión era demasiado alta. “No era barato, pero tuve algunos buenos resultados”, dijo Scott.

Aunque no se arrepiente de haber recibido mucho apoyo financiero para su proyecto de evangelización, Scott, cree que cuando muera, el dinero vendrá de otras personas que han oído hablar sobre este trabajo de evangelización. Sin embargo, él ha hecho un paso aún más radical, decidió hipotecar su casa para mantener el proyecto arriba. Así que solicitó un gran préstamo al banco y lo invirtió todo en el proyecto de evangelismo. Así que ahora está pagando mensualmente prestaciones. Cuando él muera, el banco se quedará con la casa.

“Creo que es la cosa más importante en mi vida. Es por eso que estoy haciendo esto y tengo la intención de continuar. Estamos orando y esperando un milagro, que las personas realmente entiendan su importancia”, afirma.

Jerry Root, profesor de filosofía de la religión en Wheaton College, explica que muchos creyentes todavía no se han dado cuenta de que se ven obligados a compartir la verdad cristiana en el mundo que viven.

“Si usted vio que un puente fue destruido y no hay señales de advertencia, mi conjetura es que usted debe permanecer para avisarle a las personas”, dice Root. “Si usted tuviera la cura para el cáncer, debería tomarla y llevarla a todos los hospitales de cáncer en el mundo y ofrecerles esta cura. Y si ves que alguien está sufriendo y buscando la paz, mi conjetura es que usted debe decirle que hay un lugar donde se puede encontrar la paz, el amor y el perdón”.

Scott, admite que sus familiares y amigos cuestionaron su cordura cuando decidió gastar tanto dinero en las carteleras. Para él, la respuesta es simple: “Todo lo que haces para hacer avanzar el reino de Dios no es una locura. Necesitamos más personas que proclamen a Jesucristo. Necesitamos más discípulos. En el pueblo de Dios somos pocos. Estamos tratando de hacer un trabajo que es casi imposible, pero vamos a hacerlo”.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de USA Today