nav
Sábado 03 de Diciembre de 2016

Mujer abandona el budismo tras aparecérsele Jesús en un sueño

Una mujer llamada Yulia cuenta cómo la pérdida de su padre, los conflictos con su madre, el abandono de su amigos, la llevaron a desear el suicidio, hasta que Jesús le apareció en sueño y le cambió la vida.

  • Evangelismo    
  • 10 abr 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

Una mujer llamada Yulia confesó que intentó suicidarse tras no soportar más los conflictos con su madre, la muerte repentina de su padre y la profunda depresión le hizo pensar que ya nadie la amaba.

Yulia, había sido criada por padres budistas que vivían en Rusia quienes con regularidad asistían al santuario para rendirle culto a Buda. Sin embargo cuando murió su padre quien era ingeniero, su madre -una bioquímica- no pudo soportar la pérdida de su esposo y esta cayó en depresión, alcoholismo y terminó maltratando a su hija.

Día tras día, las peleas y las discusiones crecían. Cuando Yulia tenía 21 años, su madre alcoholizada la echó de la casa, ella enojada le dijo: “Vete. No me importas. Y si te mueres ni siquiera voy a llorar”.

En el punto culminante de su desesperación, Yulia hizo un balance de su vida: Su madre le había dicho que no le importaba más, los amigos que ella apreciaba la habían abandonado cuando más los necesitaba. Ella no había estudiado, y odiaba su trabajo de limpiadora. Así que decidió quitarse la vida.

“No puedo vivir sin ti”

En una en una pequeña habitación oscura. Yulia, encontró una cuerda con la cual hizo un nudo grueso, luego colgó la cuerda de una viga en el techo.

Puso una mesa, se subió en ella y cuando ella se iba a suicidar: Recordó a sus amigos que le habían hecho una visita. Sus rostros delataban que sabían de su dolor, pero en vez de quedarse a charlar con ella la abandonaron.

Ella estaba más sola que nunca, su madre la había echado de la casa. Voces en su cabeza le decían que era inútil, despreciable y que la vida no valía la pena.

Yulia, se abalanzó sobre la parte superior de la mesa con pensamientos de condena, dudas y depresión que inundaban su mente. De pronto, su madre entró en la habitación y cuando la vio se enfrentó a Yulia y le gritó que se detuviera.

En ese instante ella compartió todo el dolor desgarrador y la desesperación que sentía. Le dijo que la habían abandonado: “Incluso mi madre me odia, ¿qué hago?”.

La madre de Yulia se entristeció por la confesión de su hija, y le dijo: “No puedo vivir sin ti. Vamos a casa y empecemos de nuevo”, le dijo. Yulia dice que ese día fue uno de los más felices de su vida.

Después de unos días, un cristiano local visitó su casa. “Yulia, ¿sabes que hay un Dios”, le preguntó. “Sí”, respondió ella. “Este dios no es Buda”, agregó. “Es Jesucristo, que te ama y dio su vida por ti” Estas palabras le partieron el corazón a Yulia porque pensaba que nadie la quería.

Una semana después, Yulia tuvo “un sueño increíble”, donde Jesús se le apareció. Ella le preguntó: “¿Por qué murió mi padre de repente?”, “¿Por qué mi madre toma?” y “¿Por qué tengo todos estos problemas?”.

En el sueño, Jesús le dijo: “Cree en mí y ora Yulia, y te salvaré”. Ha pasado un mes desde que aquel cristiano visitó a Yulia, ahora ella visita una congregación local, donde Dios ha usado los servicios y la lectura de la Biblia para tocar profundamente su corazón.

Yulia, ha confesado sus pecados y se ha arrepentido. Ahora ella vive una nueva vida en Jesús. Ella admite que todavía tiene algunos problemas pero ahora no está sola porque tiene un Señor y Salvador a su lado para enfrentarlos.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de Christian Post