Andressa Urach, exconcursante Miss BumBum se convierte a Cristo

Ella ha utilizado las redes sociales para hablar de su recuperación y también para hablar de cómo la fe en Jesucristo ha sido parte de su vida en el período de la recuperación.

  • Evangelismo    
  • 19 ene 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

La obsesión por las cirugías plásticas casi le costó la vida a la subcampeona del concurso Miss Bum Bum, Andressa Urach quien ganó en 2012 el segundo lugar del concurso Miss BumBum, una competencia en la que por votaciones online se elige a la mujer con el mejor trasero de Brasil.

Urach reveló al Daily Mail que para tornear su figura, se sometió a inyecciones en las piernas. Pero en 2013 los rellenos comenzaron a pudrirse junto al tejido corporal.

Los problemas se acentuaron en noviembre cuando se sometió a un procedimiento para remover los químicos.

“Ella cayó en un shock séptico probablemente causado por una infección por instrumentos médicos sucios”, dijo Nigel Mercer, presidente de la asociación británica de Cirugías plásticas, reconstructivas y estéticas.

“Los doctores le salvaron la vida, pero ahora ella está confinada a una silla de ruedas y a grandes hoyos en las piernas, de los que los médicos extrajeron los químicos nocivos”.

“Estoy pagando por mi vanidad. Era extremadamente vanidosa, todo por buscar la perfección”, dijo Urach al Mail. “En lugar de hacer mi cuerpo más bello, terminé dañándolo y haciéndolo feo”.

Urach además confesó que se volvió adicta a las cirugías plásticas.

“Nunca lo pensaba dos veces para ir al quirófano, y cuando la gente me advertía de los peligros, yo sólo pensaba: Me las arreglaré si eso pasa”, agregó Urach. “Iba al cirujano como si fuera al supermercado diciendo, quiero esto, y esto otro. Sólo quería que la gente me viera y dijera ‘wow'”.

Ahora ella se dedica a contar su experiencia para advertir a otras mujeres sobre los peligros de los excesos con las cirugías plásticas.

Marisete De Favari, madre de Andressa, dijo a O’Globo de Brasil que espera la recuperación de su hija con fe. “Estoy segura de que mi querido Jesús es maravilloso y la va a curar”, confió.

Después de salir del hospital en sus primeras declaraciones Urach confesó que ahora tiene una nueva vida en Cristo.

Ella ha utilizado las redes sociales para hablar de su recuperación y también para hablar de cómo la fe en Jesucristo ha sido parte de su vida en el período de la recuperación.

Durante el tiempo que fue ingresada al Hospital Concepción en Porto Alegre (RS), debido a complicaciones causadas por una aplicación de hidrogel, Andressa llegó a estar en condición crítica cuando fue admitida en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Después de usar las redes sociales para pedir disculpas por su “forma de ser egoísta”, ella dijo que Dios la rescató, lo que indica que Él le señaló un camino difícil, pero poderoso.

“¡Dios es tan maravilloso que me devolvió mi vida! No lo voy a dejar por nada, porque Dios está conmigo. El viaje no será fácil, pero valdrá la pena al final”, dijo Urach.

“Estoy pasando por muchas pruebas todos los días, más la maldad no me desviará de mi propósito porque el Señor Jesucristo me protege. ‘Caerán a tu lado mil, y diez mil a tu diestra; más a ti no llegará”, subrayó Urach en otro mensaje, citando el Salmo 91: 1-7.