“El amor de Dios hizo que me rindiera”, dice ex musulmana convertida al cristianismo

Cuando se introdujo al cristianismo, Rifqa se sintió atraída porque era capaz de adorar a Dios de una manera más personal, no por la fuerza, y en un idioma que ella era capaz de entender.

  • Evangelismo    
  • 25 may 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

Rifqa Bary fue noticia en 2009 cuando ella huyó de su familia musulmana, afirmando que sus progenitores la habían amenazado con matarla por convertirse al cristianismo. Ahora, la mujer de Ohio está compartiendo su historia inspiradora en su nuevo libro llamado: “Hiding in the Light” -Ocultos en la Luz, en traducción libre- en el que dice que el amor de Dios la había tocado “de tal manera que tuve que rendirme, yo no podía soportarlo más, y tuve que ceder”.

Ella habló con “Fox y Amigos” acerca de su nuevo libro, y reveló detalles dolorosos sobre su pasado. Su familia salió de Sri Lanka y se mudó a los Estados Unidos en 2000 para buscar tratamiento para el ojo derecho de ella en el cual fue perdiendo la vista. Cuando era apenas una niña, Rifqa fue abusada sexualmente por un miembro de su familia extendida.

“Crecí en un hogar musulmán -. Yo vengo de un hogar muy estricto En mi cultura hay un montón de opresión… la vergüenza se proyecta sobre la víctima”, dijo.

Cuando su familia se mudó a Ohio, Rifqa todavía era una musulmana, pero simplemente no resonaba eso en ella. Cuando se introdujo al cristianismo, Rifqa se sintió atraída porque era capaz de adorar a Dios de una manera más personal, no por la fuerza, y en un idioma que ella era capaz de entender.

“Cuando tenía 13 años, lo busqué de otra manera e hice lo realmente ‘despreciable’, estaba orando a otro dios”, dijo. “Estaba desesperada por ser libre para adorar a Jesús, así que me escapé varias veces para ir a las reuniones de oración, me acostaba hasta tarde para leer la Biblia en el baño o encontrar una manera posible para hacerlo”.

Cuando sus padres se enteraron de su conversión, Rifqa dijo que temía por su vida y por eso decidió huir. “Creo que me hubieran hecho daño, por no decir algo más. No lo puedo decir”, dijo. “No fue sólo una decisión cuando decidí dejarlos. Fue por toda una vida de opresión”.

Si tuviera la oportunidad de hablar con su padre otra vez, Rifqa dijo que ella le diría que lo ama a pesar de todo lo que ha sucedido, y que ella le ha perdonado y sigue orando por él. Añadió que ella quiere que otros sepan acerca de su historia y sepan que a través de Dios, siempre hay esperanza, sanidad y restauración.