Misioneros plantan iglesias en la ciudad más fría del mundo

A pesar de las dificultades, los misioneros cristianos han tenido éxito en la plantación de iglesias en las comunidades que no habían oído hablar de Jesucristo.

  • Evangelismo    
  • 12 abr 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

RUSIA. – El Evangelio está calentando los corazones de las personas en la ciudad rusa de Yakutsk, considerada como la ciudad más fría en la Tierra.

Al frente de la ardua labor misionera en esta parte del mundo está la Asociación Eslava del Evangelio (SGA, por sus siglas en inglés), dirigido por Eric Mock, según informa Mission Network News.

“Yakutsk es una ciudad que se conoce como la ciudad más fría del planeta.

Las temperaturas, que han oído son tan bajas como 70 grados bajo cero, pero muy a menudo 40-50 grados bajo cero en el invierno”, dijo Mock.

El trabajo misionero en esta área es un gran desafío para la SGA no sólo debido a la temperatura extrema, sino también debido a su ubicación remota y accidentada. Mock dijo que la única manera de entrar en la zona es mediante el paso por carreteras nevadas y ríos congelados en apogeo durante la temporada de invierno.

El viaje en la primavera o el verano es aún mucho más difícil a causa de la tierra fangosa donde los vehículos a menudo se atascan, dijo.

Pero a pesar de las dificultades, los misioneros cristianos han tenido éxito en la plantación de iglesias en las comunidades que no habían oído hablar de Jesucristo.

La primera iglesia en el área fue plantada en 1994, según SGA. A pesar de que las iglesias han crecido desde entonces, hay un gran problema, nadie está pastoreando efectivamente estas iglesias.

Nuevos pastores rusos en la zona están recibiendo entrenamiento bíblico por la SGA, dijo Mock. “Ellos están recibiendo el entrenamiento de la Biblia allí. Y hace unas semanas, por la gracia de Dios, hemos sido capaces de iniciar este entrenamiento”, dijo.

El SGA también está llegando a zonas fuera de Yakutsk, donde miles de aldeas están a la espera de escuchar el nombre de Jesús. Al igual que Yakutsk, estos pueblos también son difíciles de alcanzar debido al clima y la ubicación. Sin embargo, esto no es un obstáculo para los misioneros dedicados a trabajar para el ministerio de SGA.

Las clases que se enseñan incluyen la homilética (el arte de la predicación y la escritura de sermones) y la hermenéutica (la manera en que se interpreta la Biblia). “Cuando los hombres que dirigen las iglesias locales llegan a su clase, sus rostros se iluminan ante la oportunidad de aprender a ‘desempaquetar la Palabra de Dios'”, dijo Mock.

“La SGA ha estado trabajando con otra organización que esté involucrada en la formación de pilotos. En los próximos días, van a oír hablar de cómo vamos a asociarnos en la formación de pilotos, y misioneros y maestros de la Biblia para viajar estos pueblos remotos y plantar iglesias donde no ha habido una sola presente”, dijo Mock.

“Imagínense la belleza cuando un avión aterriza por primera vez y se proclama el Evangelio a un grupo de personas que nunca han oído hablar de Dios, de Jesús, o el hermoso don de la cruz”, dijo a MNN.