Pueblo obtiene la Biblia en su idioma tras 182 años de espera

Los habitantes de este pueblo en el sudeste de Asia, son parte de los 14 grupos de personas en el mundo que representan a 17 millones de personas que nunca han leído la Biblia en su propio idioma.

  • Evangelismo    
  • 11 may 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

MYANMAR, SUDESTE ASIÁTICO. – Después de 182 años de espera, un grupo de cristianos que viven en un pueblo de Myanmar han traducido con éxito el Nuevo Testamento a su lengua materna, y por primera vez pueden leer la Palabra en su propio idioma.

Hace casi dos siglos, los misioneros llegaron al pueblo con el Evangelio, pero no había ninguna traducción de las Escrituras disponibles, por lo que tuvieron que estudiar la Palabra de Dios en un idioma extranjero.

La traducción ha sido posible gracias al programa de ayuda movilizada Traducción (MAST en inglés), un método creado por Wycliffe Associates, que permite a traductores nativos trabajar estratégicamente para traducir porciones significativas de la Biblia durante meses en lugares ocultos de apoyo.

El resultado es asombroso, porque en sólo dos semanas, tradujeron 18 libros del Nuevo Testamento. El grupo de traductores, creyentes nativos formados por los misioneros, trabajaron en pequeños grupos, elaborando diferentes versículos, y utilizando un proceso de cinco pasos para comprobar su veracidad.

El nombre del pueblo y los nombres de los traductores se han ocultado por motivos de seguridad.

“Han soportado la persecución, han luchado para enseñar las Escrituras a sus jóvenes en otros idiomas. Siempre habían oído que las generaciones tenían que seguir esperando hasta que los occidentales pudieran traducir la Biblia para ellos”, explicaba Bruce Smith, presidente y CEO de Wycliffe Associates.

El grupo de traductores planea completar la traducción con el Antiguo Testamento a finales de 2016.

Los habitantes de este pueblo en el sudeste de Asia, son parte de los 14 grupos de personas en el mundo que representan a 17 millones de personas que nunca han leído la Biblia en su propio idioma.

“En mis 30 años de trabajo en las misiones internacionales, a menudo he oído que habrá un día en que la iglesia local tomará su lugar. Este es ese día”, afirmó Smith.