nav
Jueves 01 de Diciembre de 2016

Pueblo entero se convierte tras ver película sobre Jesús

“Fue una gran alegría para nosotros ver y entender la gracia salvadora de Jesús para recibir la salvación. Unos gritaban y compartían su testimonio de fe”, dijo un misionero.

  • Evangelismo    
  • 3 may 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

FILIPINAS. – Filipinas es una nación compuesta por 700 islas, donde la mayoría de la población es católica. En la parte sur del archipiélago existen grupos musulmanes radicales que quieren la independencia. En total, el pueblo filipino se compone de 199 grupos étnicos, de los cuales 31 son aún sin conocer el evangelio.

Recientemente, los Manobo, grupo étnico que vive principalmente en aldeas en regiones remotas, sin agua, alcantarillado o electricidad, tuvo una experiencia notable.

Gracias a la labor de los misioneros de Christian Aid, ellos pudieron escuchar el Evangelio por primera vez. Esto cambió la vida de todo un pueblo. El punto de inflexión fue cuando vieron la película “La pasión de Cristo”.

“Después de enseñar de forma continua durante ocho meses las Escrituras, desde el Génesis, hemos sido capaces de presentar el Evangelio. Prácticamente todo el pueblo respondió y aceptó a Jesús como su Señor y Salvador “, dice el director del ministerio, que prefiere permanecer en el anonimato.

“Fue una gran alegría para nosotros ver y entender la gracia salvadora de Jesús para recibir la salvación.

Unos gritaban y compartían su testimonio de fe”.

Muchos residentes dicen que sus vidas están cambiadas. El líder de los misioneros dijo: «Al oír la verdad sobre la muerte y la resurrección de Cristo como la única provisión de Dios para la salvación del hombre, un sentido de maravilla y el asombro se llevó a cabo”.

Un anciano dijo que al ver en la película del sacrificio de Jesús dijo: “Sufrió mucho por mí. Me alegró que se levantó de entre los muertos”. Uno de los líderes de las tribus dijo, emocionado, “¡Cómo me hubiera gustado estar al lado de Jesús para ayudarlo!”.

El director del ministerio dijo que “Muchos manobos, niños y adultos expresan su fe en Jesús. En verdad, Dios está obrando en la vida de estas personas, tomándolos de la oscuridad a la luz, a su reino eterno”.

Él señaló que, aunque muchos filipinos se declaran cristianos por tradición, siguen adorando los espíritus de la naturaleza. En el caso de los manobo, “estaban deseosos de dejar este mundo de la pobreza, la enfermedad, el hambre y la muerte e ir un lugar de felicidad eterna. Hoy en día, muchos de estos pueblos han escuchado el mensaje del Evangelio y saben que tienen un lugar en el reino eterno por medio de Jesucristo”.