Millares de refugiados musulmanes encuentran a Jesús en Europa

La joven pareja Mehdi y Solmaz dijo que la percepción de Dios cambió radicalmente. “En el islam, siempre viví con miedo: de Dios, del pecado y el castigo. Pero Cristo, es un Dios de amor”, subrayan.

  • Evangelismo    
  • 2 jun 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

EUROPA. -Para los escépticos, es conveniencia, mientras que, para los cristianos, es un renacimiento. El hecho es que miles de refugiados musulmanes están encontrando a Jesús en Europa. En algunas regiones, en la actualidad se están llenando iglesias que estaban prácticamente abandonadas.

En los primeros meses de la crisis europea de migración, los informes eran conscientes de que los bautismos y “nueva fe” no serían más que una estrategia para mejorar las posibilidades de obtener el asilo.

Después de todo, el hecho de que se estaban colando los islámicos se veía como sospechoso, como si todos fueran terroristas potenciales.

Sin embargo, se ha vuelto muy peligroso para los que abrazan el Evangelio y luego tienen que regresar a su tierra natal, donde abandonar el islam puede dar lugar a la pena de muerte.

Esta es una posibilidad real para algunos, si les niegan sus solicitudes de asilo. Sin embargo, esto no los ha desanimado.

Pastores de la Iglesia Luterana Evangélica en Alemania, consideran que este movimiento es “un regalo de Dios”. Uno de ellos dice que su pequeña comunidad en Berlín tiene ahora 1.200 ex-musulmanes, en su mayoría afganos e iraníes.

Los nuevos conversos comenzaron a llenar los servicios en los últimos tres años.

En Hamburgo recientemente, la cadena de televisión ARD exhibió a nivel nacional una fila de paquistaníes y afganos esperando de ser bautizados. Había más de 600 personas que habían sido recibidas en la congregación cristiana local.

Según el pastor Gottfried Martens, el mayor debate sobre el fundamentalismo y el yihadismo en los medios de comunicación, aumenta el interés de los jóvenes musulmanes por la religión cristiana. Para evitar la persecución de aquellos que permanecen fieles a Mahoma, la mayoría de las iglesias mantienen el secreto sobre el nombre del convertido. Pero el bautismo, el marco del proceso de conversión, siempre está abierto al público.

No existen estadísticas fiables, pero a juzgar por los informes de los diferentes medios de comunicación, hay miles, tal vez incluso decenas de miles de personas que tienen que seguir a Jesucristo después de salir de su tierra natal. Para muchos, era la primera vez que oían el Evangelio en su vida.

Una joven iraní convertida llamada Shima dijo a la revista alemana Stern: “Procuré la paz y la felicidad toda la vida, pero no la encontré en el islam”.

La joven pareja Mehdi y Solmaz dijo que la percepción de Dios cambió radicalmente. “En el islam, siempre viví con miedo: de Dios, del pecado y el castigo. Pero Cristo, es un Dios de amor”, subrayan.

De acuerdo con el informe de Stern, sólo el pastor Albert Babajan bautizó a 196 musulmanes en 2016 y espera que ese número aumente a 500 a finales de este año.

El pastor Gerhard Scholte, de la Iglesia Reformada Keizersgracht en Ámsterdam, Holanda, trabaja con los refugiados desde principios de 1980, dijo que su iglesia tiene una larga tradición de salvar vidas. “Ayudamos a los judíos durante la Segunda Guerra Mundial”, recuerda.

Para él, “la fe no debe estar condicionada”. Explica que cualquier persona que busca la ayuda de su parroquia se ve obligado a convertirse. Los que deciden hacerlo es por eso que están realmente interesados ​​en el cristianismo.

Muchas comunidades evangélicas en Holanda y otros países del norte de Europa están haciendo el trabajo de evangelización mientras proporcionan asistencia material a los refugiados.

El pastor Ab Meerbeek dijo al diario nacional Trouw que la Iglesia Evangélica Nueva Vida, dirigida por él, recibió decenas de nuevos convertidos el año pasado. La mayoría son de Irán y Afganistán. Para facilitar el contacto, los sermones son traducidos al persa. “Ellos fueron tocados por la palabra de Dios durante las reuniones de oración”, dijo.

El aumento en el número de nuevos convertidos contrasta con el reciente informe que más iglesias europeas están siendo vendidas y convertidas en mezquitas.  Esta búsqueda de nuevos espacios, ocurre justamente para abrigar a millares de inmigrantes musulmanes que entran en el continente todos los meses.