Ex actriz porno dice que Jesús la libró de las drogas y suicidio

“Siento que muchas otras vidas que están en la industria porno van a sentirse seguras. Siento que muchos han orado y Jesús es realmente la respuesta a estas oraciones”, dijo la ex actriz porno ahora convertida al cristianismo.

  • Evangelismo    
  • 15 ago 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

Cuando la ex estrella de la industria pornográfica Brittni Ruiz – más popularmente conocida como Jenna Presley – conoció a Dios, su vida se enfrentaba a tiempos difíciles relacionadas con problemas sexuales, además de drogas, intentos de suicidio y un trastorno alimentario. Ya había perdido la esperanza, pero una vez que decidió dar su corazón a Jesús, su mundo fue transformado por completo.

Con tan sólo 18 años de edad, Ruiz terminó entrando a la industria del porno.

Ella llegó a trabajar en al menos 300 películas porno y escenas de sexo, de 2005 a 2012 y fue galardonada en el evento ‘Adult Video News Awards’ (un tipo de ‘Oscar’ para películas y vídeos pornográficos).

Pero a pesar de su carrera de “éxito”, Ruiz era simplemente infeliz. Luchó con la baja autoestima, además de sufrir de un trastorno alimenticio. Britni dice también que cuando era niña, no recibió mucho amor y afecto de su madre y más tarde sólo enmascarando sus inseguridades y soledad, controlando su peso, consumiendo drogas y sumergida en su trabajo.

Ella le dijo a la revista que Breathecast que bajar de peso era su manera de obtener la aprobación de su madre.

“Fue un tiempo terrible en mi vida … pensé que, si era más delgada mi madre me amaría”, dijo.

Pero cuando su madre leyó su diario y descubrió su anorexia, la envió a un hospital público para un tratamiento psiquiátrico debido a que no podía pagar una mejor atención. Ella pasó por algunos grupos ambulatorios después de eso, pero nada funcionó para mejorar su condición.

Su única salvación era Dios y que fue por causa de su amor que Ruiz logró volver a recolocar su vida en orden. Ella superó la anorexia y ya no se ocupa de las inseguridades, porque Dios ha llenado el vacío con mucho amor.

“Realmente creo que fui liberada. No sufro más con la anorexia. No uso más drogas o alcohol, ni deseo más estas cosas. Si realmente crees en Dios, Él os hará libres”, dijo.

Ahora testifica de esta transformación tan grande en su vida. Britni dijo que tiene la esperanza de que muchos otros en la industria del porno también sean alcanzados por Jesús.

“Siento que muchas otras vidas que están en la industria porno van a sentirse seguras. Siento que muchos han orado y Jesús es realmente la respuesta a estas oraciones”, dijo.