Gerente de Nike afirma que Dios lo libró de las drogas y el suicidio

Jordan Rogers ya está libre de la adicción a la heroína desde hace 13 años y hoy en día para él las drogas son como una pesadilla que no quiere vivir.

  • Evangelismo    
  • 23 ago 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

EE.UU.- Jordan Rogers, es un gerente de Nike en Estados Unidos, pero esto no hubiera sido posible si él no se hubiera librado de las drogas. Recientemente Rogers compartió con claridad su testimonio en el proyecto cristiano “I Am Second” (“Yo Soy Segundo”).

“La heroína llegó a mi vida cuando recién había cumplido los 15 años”, dijo Rogers en el video. “Un amigo mío estaba oliendo algo y cuando él levantó la cabeza tenía esa mirada de satisfacción evidente.

Él la llamó [a la droga] ‘Chiva’. Olimos allí mismo, en el capó del coche esa noche. Fue uno de los sentimientos más increíbles que había tenido”.

Antes de los 20 años de edad, Rogers ya estaba completamente adicto a la heroína. “La mayoría de la gente diría: “Las drogas son su problema, pare de usarlas. Pero para un adicto como yo, las drogas parecen ser la solución. Si dejas estas drogas, entonces sí tendrás problemas”, dijo.

Acerca de lo que lo llevó a probar las drogas, él dice que estaba tratando de llenar un vacío en su alma. “Tenía ese agujero negro en mi alma y sólo quería cambiar la forma en que se sentía.

Yo quería ‘llegar alto’ de maneras nuevas y diferentes. Yo quería sentir que tenía todo”, dijo.

La adicción de Rogers era tan pesada que incluso otros adictos a la heroína querían estar con él. “Cuando tienes adictos a la heroína que tienen miedo de salir contigo, puedes tener problemas”, agregó. “A menudo pensaba en suicidarme”.

Él nunca se tomó en serio los centros de rehabilitación, porque pensaba que era más listo que todos aquellos que ofrecen esperanza.

“Todo el mundo a mi alrededor me decía: ‘Usted pudiera ser mucho mejor si simplemente parase de usar drogas”, dijo Rogers. “Y, sin embargo, cuando dejé de usar drogas, no se sentía tan legal como todo el mundo me dijo. Me sentía peor. Me sentía desgarrado. Me quería morir”.

Después de pasar años dentro y fuera de los procesos de desintoxicación, y participar en crímenes, Rogers fue finalmente a una instalación de tratamiento judicial.

“Estaba en una celda con un grupo de chicos y dos niños estaban discutiendo sobre un rollo de papel higiénico”, dijo. “En ese momento pensé: ‘Yo no estoy hecho para que realmente merezca estar aquí, no es mi sitio’. Y yo no tenía más drogas y alcohol para culparlos por mis problemas. Yo estaba sobrio y frente a algunas consecuencias graves”.

En ese momento Rogers oró a Dios, pidiendo ayuda: “Dios, quien quiera que seas … necesito ayuda”.

“Mi vida tenía que cambiar drásticamente. Yo estaba en ese momento, quebrado” recuerda. “Doy gracias a Dios porque pasé 13 meses en prisión. Necesitaba cada minuto allí para tener la oportunidad de luchar”.

Una vez fuera de la cárcel, Rogers esta libre pero no tenía casa así que tuvo que permanecer en un refugio para personas sin hogar y luchar contra la adicción que lo seguía ferozmente. Pero un mentor vino en su ayuda y lo llamó por su nombre en medio de tantas batallas.

“Tenemos que hablar?”, preguntó el mentor. Rogers se sorprendió y respondió: “Sí … es necesario”.

“Me mostró el amor de Cristo y me ayudó a recuperar mi libertad”, dijo Rogers, explicando que aquel fue “el momento más importante” de su vida. “Siempre estaré agradecido por la vida de esa persona”.

Rogers recuerda una canción que su madre le envió mientras estaba encarcelado. “Clamo a Ti, Señor, porque yo estoy desesperado en mi oración. Sálvame de mi prisión, para que un justo pueda ser encontrado en mí y cante tus buenas obras”.

Rogers dice que sabe que Dios lo ama y confía en sus planes para su vida.