nav
Domingo 04 de Diciembre de 2016

Misioneros oran por avivamiento y 6 mil se convierten en Kenia

Además de predicar a todos que estaban dispuestas a escuchar, los misioneros visitaron las cárceles y proporcionaron medicamentos para el tratamiento médico de las personas infectadas por pulgas y parásitos.

  • Evangelismo    
  • 28 sep 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

KENIA, ÁFRICA. – Cientos de misioneros fueron a Kenia con el fin de orar por un avivamiento en la región. Ellos se habían preparado para las miles de vidas que serían alcanzadas en tan sólo diez días.

Más de 640 misioneros de todo el mundo se reunieron para llevar el Evangelio a un pueblo de Kenia llamado Kakamega. Su misión era simple: Mostrar el amor de Dios de una manera práctica.

Ellos visitaron las prisiones y llevaron medicamentos, aportando al tratamiento de las personas infectadas por parásitos y aprovechando el espacio para predicarles a todas las personas que estaban dispuestos a escuchar la palabra de Dios.

Los misioneros llegaron a decenas de miles de personas. “En total, 72.115 personas en Kakamega fueron alcanzadas y 6.944 recibieron a Cristo como su salvador”, dijo un misionero.

Joel fue uno de los muchos niños de la calle que entregó su vida a Cristo. “Siento que tengo esperanza después de entregarme a Dios”, dijo.

El chico no fue el único que experimentó esta nueva esperanza. Una mujer que estaba a punto de deshacer su matrimonio fue salva por la esperanza que los misioneros le llevaron.

Martha se puso furiosa cuando descubrió que su marido la engañaba. Ella fue a su casa y comenzó a destruir sus bienes y cuando oyó tocar a su puerta. Eran los misioneros, preguntándole por qué estaba tan llena de ira.

La bondad de los misioneros calmó su furia y ella terminó entregando su vida a Cristo. Su marido acababa de llegar a casa y estaba tan impresionado por el amor de Dios, que decidió aceptar a Jesús también.

Antes de que los misioneros salieran de la casa de Martha, ella y su esposo pidieron que oraran por ellos para que Dios restaurara su matrimonio.

La visita de los misioneros produjo miles de otras historias de reconciliación, como Martha. A través de la predicación del Evangelio, muchas personas tienen ahora una esperanza renovada para el futuro.